HERRAMIENTAS


Bajo el impacto de una fuerte reducción en el ingreso de divisas, las autoridades se disponen a tomar medidas a fin de restringir el uso del cupo de 2 mil 500 dólares anuales que puede utilizar cada venezolano por concepto de viajes al exterior.

Así­ lo cuenta un reportaje de Ví­ctor Salmerón publicado en El Universal:

Fuentes financieras aseguran que durante la reunión sostenida con representantes de la banca, el presidente de Cadivi, Manuel Barroso, anunció que a partir de julio o agosto de este año, entrará en vigencia un nuevo sistema, donde cada persona dispondrá de una determinada suma de dólares dependiendo del destino del viaje y los dí­as en que estará fuera del paí­s.

Por ejemplo, quien viaje a Aruba por un fin de semana, podrá gastar menos divisas que aquellos que se desplacen hasta Europa por más de un mes.

Se entiende, que sólo en viajes muy largos y a destinos alejados, la persona podrá disponer de los 2 mil 500 dólares.

Si bien durante los últimos dos dí­as Cadivi ha inyectado dólares a entidades financieras medianas y pequeñas, el atraso en la entrega de divisas mantiene al grueso de la banca bajo presión y en algunos casos, ya ha obligado a suspender el uso de las tarjetas de crédito en el exterior o a limitar los pagos a únicamente hoteles y comida.

Hasta el año pasado, el negocio mantuvo el siguiente circuito: el cliente consumí­a en el exterior y pagaba con su tarjeta de crédito. Ese mismo dí­a, Visa o Master Card descontaban el dinero de la cuenta que las entidades financieras mantienen en el exterior. Al dí­a siguiente, el banco enviaba un archivo a Cadivi y en cinco dí­as hábiles obtení­a la autorización para acudir a la taquilla del BCV y reponer sus divisas.

Actualmente, la banca recibe la autorización de Cadivi mes y medio después de que el cliente realizó el consumo, algo que aumenta los nervios de los ejecutivos financieros.

Básicamente, la banca teme que en algún momento el Gobierno suspenda los cupos para viajes al exterior o devalúe la moneda y desconozca consumos pendientes, obligándolos a colocar, de su propio bolsillo, las divisas necesarias para honrar el compromiso con Visa o Master.

Por el concepto de tarjetas de crédito, Cadivi mantiene un atraso con la banca en el orden de 400 millones de dólares.


El Universal