HERRAMIENTAS
Foto: AFP Photo / MIGUEL GUTIERREZ

La Asamblea Nacional aprobó el viernes una ley que facilita las nacionalizaciones de bancos y los somete a amplios controles estatales.

La ley forma parte de un extenso paquete que se discute de manera extraordinaria en el legislativo y con el que el lí­der izquierdista Hugo Chávez busca ganar poderes especiales para lanzar decretos sin consulta pública.

A continuación, algunos de los aspectos claves de la nueva Ley de Instituciones del Sector Bancario:

* Al ser tipificada la banca como un servicio público, todos los bienes que la conforman pasan a ser considerados de “utilidad pública”, el paso previo para decretar la expropiación de un activo privado.

* El presidente podrá ordenar la intervención o liquidación de una institución.

* La norma estipula que los bancos sólo podrán destinar hasta el 20 por ciento de su cartera de créditos para préstamos de consumo, como compra de vehí­culos y tarjetas de crédito.

Así­, el Estado conmina a los bancos a aumentar sus créditos agrarios, turí­sticos y manufactureros, aun cuando los banqueros aseguran que éstas carteras no tienen mucha demanda.

* Los bancos no podrán tener una participación de mercado superior al 15 por ciento, calculado sobre la base de activos totales del sistema, lo que analistas han considerado una limitación para el crecimiento del sector.

* Las instituciones deberán financiar a los consejos comunales, promovidos por Chávez, con cinco por ciento de su utilidad bruta, cada semestre.

No queda claro si este aporte considerará la polí­tica de responsabilidad social que ya tienen muchos bancos.

*Los activos que forman parte de la cartera de inversiones de los bancos pasarán a custodia del Banco Central, aspecto que los analistas creen dificultará la obtención de lí­neas de crédito de entidades internacionales, valoradas en base a los activos.

* Se regula el funcionamiento de las asambleas de accionistas y se incrementa la responsabilidad directa de los miembros de la juntas, que además deberán recibir la aprobación del órgano rector de la banca para ser nombrados en su cargo.

* Una vez que la normativa entre en vigencia, con el visto bueno del Presidente y su posterior publicación, las instituciones tendrán un plazo de 90 dí­as para presentar un plan de adecuación al nuevo marco legal, que deberá ejecutarse en un plazo de 180 dí­as, pudiendo prorrogarse una vez.

* Se limita la conformación de los grupos financieros, integrados o bancos, seguros y casas de bolsa. Y las entidades tendrán 90 dí­as para presentar el plan de desincorporación de otras actividades.

* El proyecto contempla multas equivalentes a entre 1 y 3 por ciento del capital social de la institución, en caso de incumplimiento de carteras obligatorias para créditos productivos.

Además, se establecen medidas estrictas y sanciones con respecto al fortalecimiento del patrimonio y los niveles de solvencia patrimonial y liquidez de los bancos.

*Se crea un Fondo Social de Contingencias para los Trabajadores en caso de quiebre de la entidad, equivalente al 10 por ciento del capital social de la institución.

* Se crea la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario, que sustituye a la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Sudeban) y el Fondo de Protección Social de los Depósitos Bancarios, en sustitución del Fondo de Garantí­as de Depósitos (Fogade).

Ambos órganos actuarán bajo la coordinación del Organo Superior del Sistema Financiero Nacional, que aun no está conformado.

Ví­a Reuters