HERRAMIENTAS
Foto: Noticias24/Archivo

Venezuela se convirtió en el paí­s con la inflación más alta entre las 42 principales economí­as del mundo, al cerrar el año con un alza de precios promedio de 28%. Le siguen Pakistán con 12,9%, Egipto con 11,8%, India con 11% y Argentina con 10,8%.

Un análisis realizado por el director de la Escuela de Economí­a de la UCV, José Guerra, destaca que Venezuela ha sido la economí­a de América Latina que más ingresos ha recibido producto de la recuperación de la economí­a global, pero también la que menos se ha beneficiado de tal recuperación. Muestra de ello son los siete trimestres consecutivos en los que ha estado hundida en el estancamiento y la recesión, según señala.

Aunque las autoridades del Ministerio de Finanzas y del Banco Central de Venezuela se han comprometido a disminuir los í­ndices de precios, no lo han podido conseguir debido a las distorsiones causadas por los controles de precio y de cambio y por la falta de una polí­tica antiinflacionaria que deje de reducir el poder adquisitivo de los ciudadanos.

El BCV reportó que en los primeros nueve meses de 2010 la economí­a se contrajo 2,5%.

Guerra calcula que al cierre del año la caí­da podrí­a estar entre 2,4% y 2,6%. Este resultado ocurre en el contexto de un alza significativa de los precios del petróleo, los cuales pasaron de 57 dólares por barril en 2009 a 72 dólares el barril en 2010.

“Ello sugiere que elevados precios del petróleo ya no son una condición suficiente para que la economí­a recupere su senda de crecimiento. Precios del petróleo elevados implican mayores ingresos fiscales pero no mayor actividad económica“.

El desempleo está asociado al decrecimiento del PIB y se evidencia en el crecimiento de la tasa de cesantí­a abierta que se ubicó en 8,7% al cierre de noviembre, a pesar dela inamovilidad laboral. En términos absolutos la economí­a perdió 30.000 puestos de trabajo.

Pdvsa sin foco

Uno de los sectores más impactados este año fue el petrolero, y en opinión del economista, la caí­da de la producción de Pdvsa ha sido el resultado de la falta de inversión y de un esquema de manejo gerencial desenfocado de su actividad natural que es la explotación, refinación y venta de crudo.

Además se refiere a las importaciones petroleras que la nación ha tenido que realizar este año y que suman 4,05 millardos de dólares, cifra que representa 31% por encima de 2009. “Con las cotizaciones que ha tenido la cesta petrolera, en condiciones favorables para la inversión la economí­a habrí­a acusado tasas de crecimiento positivas, tal vez similares a la que hoy disfruta el resto de las economí­as de América Latina”.

En materia de exportaciones no petroleras, los datos no lucen alentadores al tomar en cuenta que uno de los argumentos para devaluar la moneda en más de 100% en enero de 2010 fue incentivarlas. Según Guerra, el resultado es que se encuentran en el nivel más bajo de los últimos 10 años.

Otro de los puntos que preocupa al economista es el endeudamiento de la República que, aunque es relativamente bajo, inquieta que para una economí­a con el nivel de volatilidad del PIB como Venezuela la deuda interna aumente de una manera tan rápida. Explica que los pasivos en moneda local crecieron 56,2% en 2010.

Por su parte, la deuda externa aumentó casi 5 millardos de dólares para cerrar el año en 40 millardos de dólares.

Por Blanca Vera Azaf
El Nacional