Empresarios colombianos temen que Venezuela no cancele deudas por importaciones

Foto: Archivo

BOGOTí, 11 enero 2011 (AFP) – Los exportadores colombianos temieron este martes que parte de los 800 millones de dólares que les adeuda Venezuela quede sin pagar debido a la quiebra de muchos importadores. Se declararon inquietos por el futuro del comercio bilateral.

“Muchos de esos importadores desaparecieron, se quebraron, es decir, no van a aparecer. Entonces, lo que yo encuentro es que no va a coincidir el monto de las autorizaciones de Cadivi (Comisión de Administración de Divisas) con la cifra de pagos”, dijo Javier Dí­az, presidente de Analdex, la agremiación de los exportadores colombianos.

Dí­az no especificó el monto de la deuda que hasta ahora han cancelado los empresarios del vecino paí­s.

“Va a llegar abril y muy seguramente vamos a estar sin un marco jurí­dico para el relacionamiento comercial entre los dos paí­ses”

En noviembre el gobierno de Colombia se declaró “satisfecho” con el avance en el pago de la deuda contraí­da por empresarios venezolanos con sus pares colombianos, según un comunicado divulgado por la embajada de Bogotá en Caracas.

Según ese comunicado, el gobierno de Venezuela ya habí­a autorizado el pago de 336,2 millones de dólares a exportadores colombianos. De ese total ya se hizo efectivo el pago de 280 millones de dólares, dijo entonces el gobierno colombiano.

Pero Dí­az manifestó incertidumbre sobre el futuro comercial entre los dos paí­ses, al recordar en declaraciones al telenoticiero RCN que en abril vencen los beneficios arancelarios tras el retiro de Venezuela de la Comunidad Andina de Naciones (CAN: Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú).

Colombia y Venezuela emprendieron en noviembre una negociación tendiente a pactar un acuerdo de libre comercio a partir de abril de 2011, cuando Caracas completará su salida de la CAN.

El comercio entre los dos paí­ses se redujo severamente luego de que el presidente venezolano Hugo Chávez congeló los nexos bilaterales en julio de 2009, en reacción a un acuerdo militar entre Bogotá y Washington y desde entonces comenzó a acumularse la deuda con los empresarios.