Reuters: Venezuela podrí­a verse obligada a emitir deuda y ejecutar medidas cambiarias

Foto: Noticias24 / Archivo

CARACAS, ene 14 (Reuters) – Venezuela se verí­a obligada en el corto plazo a emitir deuda y a ejecutar medidas cambiarias, luego de que el Gobierno socialista suspendiera ajustes fiscales y eliminara el tipo de cambio preferencial, en una reforma que analistas consideran fue muy tibia.

En diciembre, el Gobierno de Hugo Chávez removió uno de los dos tipos de cambio oficiales -el más bajo, de 2,6 bolí­vares por dólar, para importar bienes esenciales-, y a inicios de enero descartó subir los impuestos en busca de recursos para paliar los efectos de un temporal que dejó más de 120.000 damnificados.

“Nuestra visión es que el Gobierno aún podrí­a hacer cambios, como un ajuste del tipo de cambio del SITME o una devaluación posterior para modificar el sistema actual”, dijo el analista Daniel Kerner de la firma Eurasia Group.

Sin embargo, el propio Chávez ha repetido hasta el cansancio que no hay un ajuste económico y acusó a la oposición de circular rumores que van desde un alza de la electricidad hasta nuevas devaluaciones, pasando por un ajuste del precio de la gasolina.

Una fuente del BCV, dijo que veí­a “muy probable” que se ajustara “ligeramente al alza” el valor del dólar SITME para complementar las medidas cambiarias

En enero de 2010 Venezuela devaluó su moneda al aumentar el tipo de cambio a 2,6 bolí­vares por dólar desde 2,15 bolí­vares y creó una nueva tasa de cambio de 4,3 bolí­vares por dólar para importaciones no prioritarias, que se mantiene vigente.

A mediados de ese año cerró el mercado permuta que permití­a a los venezolanos hacerse con cantidades ilimitadas de dólares a un tipo de cambio mayor mediante la venta de bonos y creó un Sistema de Transacciones con Tí­tulos en Moneda Extranjera (SITME) controlado por el Banco Central, que arrojó una tercera cotización de 5,3 bolí­vares.

Una fuente del Banco Central, que prefirió el anonimato, dijo que veí­a “muy probable” que se ajustara “ligeramente al alza” el valor del dólar SITME para complementar las medidas cambiarias.

A través del SITME se vende alrededor de un cuarto de las divisas que solicitan formalmente empresas y particulares para importar bienes y servicios, hacer pagos o viajar.

PETROLERA MAS ALIVIADA

Expertos coinciden en que la eliminación del tipo de cambio preferencial beneficia a la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), que provee el 95 por ciento de los dólares que ingresan a la economí­a local, pero esto no serí­a suficiente para frenar su ritmo de endeudamiento.

PDVSA habí­a estado vendiendo sus divisas al Banco Central a un tipo de cambio intermedio de 3,7 bolí­vares por dólar desde el segundo semestre de 2010, según un documento de la estatal visto por Reuters, de forma que la unificación cambiaria le brinda mayores recursos en bolí­vares.

Pero con una producción declinante y un mayor consumo de combustibles en el mercado interno, la actividad petrolera que impulsa la economí­a venezolana está en dificultades desde 2009, incrementando su dependencia del oscilante precio del crudo.

“La mayor parte de las emisiones externas de deuda probablemente vendrán de PDVSA, comenzando con una colocación privada al Banco Central”, dijo Alejandro Grisanti en un reporte de la firma Barclays Capital.

La necesidad de dinero que tiene el Gobierno para alimentar cientos de programas sociales, hace pensar que la estatal seguirá endeudándose en 2011

La necesidad de dinero que tiene el Gobierno para alimentar cientos de programas sociales, hace pensar que la estatal seguirá endeudándose en 2011 si el precio del crudo no supera los 100 dólares como espera el presidente Chávez, lo cual alivirí­a el calendario de emisiones externas de la República.

Analistas prevén que la remoción del tipo de cambio más bajo tendrá efecto sobre los precios en Venezuela, que en 2010 exhibió una de las tasas de inflación más altas del continente con un 27,2 por ciento, golpeando a los más pobres y provocando nuevas oleadas de escasez de algunos alimentos.

El paí­s miembro de la OPEP habrí­a cerrado el 2010 con una contracción del Producto Interno Bruto del 1,9 por ciento, según cifras preliminares del BCV, pero el ministro de Finanzas, Jorge Giordani, ha dicho que 2011 traerá una recuperación.