El plan eléctrico depende cada vez más del endeudamiento externo

Foto:Archivo

El Gobierno tiene concentrados los principales proyectos de generación eléctrica en préstamos con los organismos multilaterales Banco Interamericano de Desarrollo y Corporación Andina de Fomento.

De acuerdo a fuente del diario El Nacional, algunos de esos créditos aún están en estudio, pues requieren que el Ejecutivo disponga un aporte local similar o superior al monto de los préstamos y ser supervisados por técnicos de ambos organismos, principalmente en el caso del BID.

En el año 2010, el Ejecutivo gestionó 11 préstamos por 3,3 millardos de dólares. Se acordaron 5 con la CAF , de los cuales 4 son para el sector eléctrico por 1,2 millardos de dólares, pero estos financiamientos se encuentran “admitidos para evaluación”, salvo uno de los 2 que la institución aprobó para la fase III del Complejo Termoeléctrico General Rafael Urdaneta, conocido como Termozulia.

En lo que se refiere al Banco Interamericano de Desarrollo el Gobierno, contrató 6 préstamos durante 2010, que suman 1,6 millardos de dólares. Sólo uno se destinó al sector eléctrico, 700 millones de dólares, para reemplazar 6 de 20 turbogeneradores de la Central Hidroeléctrica Simón Bolí­var, como se rebautizó la represa del Guri.

Los préstamos aún vigentes para el sector eléctrico suman 4,2 millardos de dólares, que incluyen los gestionados en 2010 por 1,9 millardos de dólares, más los contratados entre 2005 y 2009 por 2,3 millardos de dólares. De este nuevo saldo, a la CAF corresponde 57,4% de los desembolsos y 42,6% al BID.

Complejo Hidroeléctrico Mauel Piar
El caso de la represa Tocoma o Complejo Hidroeléctrico Manuel Piar es el de mayor complicación para el Gobierno. Los técnicos del BID hicieron objeciones por el impacto ambiental que se causa sobre el rí­o Caroní­ y el monto de la inversión quedó desfasado por la inflación.

Hace 5 años se habí­an aprobado para esta obra préstamos que todaví­a están en ejecución.

Hubo retrasos en los estudios y licitaciones, lo que obligó, hace dos años, a que los técnicos de Edelca tuvieran que hacer un nuevo cálculo, cuyo resultado arrojó un aumento de 40% en los costos y por eso el precio de la obra se elevó a 4,3 millardos de dólares. El Gobierno no contaba con los recursos para cubrir ese aumento y, nuevamente, acudió a los organismos multilaterales para solicitar un financiamiento complementario.

Frente a esta situación, el directorio del Banco Interamericano de Desarrollo aprobó a mediados de 2009 otro préstamo para Tocoma por 800 millones de dólares, de los cuales se desembolsaron 56,4%, lo que implica traspasos a las cuentas del Gobierno por 437 millones de dólares. La CAF aprobó 600 millones de dólares adicionales también para este proyecto hidroeléctrico. Hasta finales del año pasado, las amortizaciones realizadas por el Gobierno, por concepto de los préstamos otorgados para este proyecto, superan 70 millones de dólares.