La economí­a china creció un abrumador 11,4%

Economista24.- La economí­a china creció un 11,4% en 2007, manteniéndose sólida en el ranking como la cuarta más grande del planeta, y consiguiendo su mayor crecimiento en 14 años. Tras la decisión del gobierno de flexibilizar sus polí­ticas frente al mercado, China ha crecido a una tasa mayor del 10% por quinto año consecutivo. En 1994, el aumento del PIB (Producto Interno Bruto) alcanzó el 13,1%.

A pesar de los buenos augurios, el crecimiento de la economí­a respecto a los primeros 9 meses de 2007 fue ligeramente inferior al mismo perí­odo de 2006, posible indicación de una desaceleración del boom chino en el último trimestre del año. Economistas chinos pronostican un crecimiento para 2008 de 10,8%.

La inflación alcanzó un 4,8% durante el año, superando las expectativas del gobierno que rondaban el 3%. Un alza imprevista de 54% en la carne de cerdo, un producto esencial de la dieta china, preocupa a los funcionarios ante la posible “inestabilidad social”. Los aceites vegetales para cocinar registraron una subida de 35%, los huevos 22% y la carne de pollo 32%. El Buró Nacional de Estadí­sticas chino omitió mencionar el alza tanto del cerdo como de los aceites.

El impacto inflacionario total sobre el rubro de alimentos ascendió a 12,3%. Otros sectores como el mercado inmobiliario, los combustibles y la energí­a eléctricas también mostraron precios significativamente mayores, superiores al 4%.

El í­ndice de Precios al Consumidor habí­a registrado un alza de 1,5% en 2006.
La aceleración de la inflación instigó al gobierno a tomar medidas regulación de precios y subsidios a familias de escasos recursos.
.
Por otra parte, las empresas y mercados financieros chinos han comenzado a mostrar los efectos del bajón financiero en los EEUU. Aunque China ha tratado de reducir su dependencia de las exportaciones hacia los EEUU, sus ventas hacia el paí­s norteamericano crecieron un 14% (232.700 millones de dólares) durante 2007 y ascendieron a un 21% del total de exportaciones. Los EEUU son el segundo mercado foráneo de China, después de la Unión Europea, conformada por 27 naciones.

Según Citigroup, una caí­da del 1% en el crecimiento económico estadounidense recortarí­a en 1,3% el del gigante asiático. Otros paí­ses en la región, como Corea del Sur, dependen de las ventas hacia China para su supervivencia, pues le proveen materias primas a la economí­a china, que crece aceleradamente y consume commodities con voracidad.

Las empresas chinas han respondido tratando de buscar nuevos mercados frente a la revalorización de su moneda frente al dólar, lo que les dificulta la colocación de productos en el mercado norteamericano, pues no son tan baratos para el consumidor de los EEUU. El Yuan ha ganado 14% respecto al Dólar de los EEUU, recortando las ganacias de compañí­as que emplean a millones de trabajadores chinos en la fabricación de todo tipo de productos terminados, desde mobiliario hasta juguetes.

BusinessWeek reportó testimonios de empresarios chinos, que aseguran estar sintiendo el decrecimiento en las órdenes de exportación colocadas desde los EEUU.

Con información de El Mundo, BusinessWeek.