HERRAMIENTAS
Globovisión (22 de junio de 2009)

Las autoridades aprobaron 2.000 millones de dólares para las importaciones del sector automotriz, y anunciaron que agilizarán la entrega de divisas para atender la falta de piezas que enfrentan las ensambladoras locales que han llevado algunas como General Motors (GM) a paralizar sus operaciones.

Venezuela mantiene desde el 2003 un control de cambio, y todos los importadores están obligadas a recurrir a la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) para obtener las divisas oficiales que se cotizan a la tasa de 2,15 bolí­vares fuertes por dólar.

Desde la segunda mitad del año pasado los importadores y empresarios vienen denunciando que Cadivi ha incurrido en demoras en la entrega de los dólares oficiales, situación que se ha generado por la caí­da de los precios petroleros, que son la principal fuente de ingresos de divisas del paí­s.

El Ministerio para Ciencia, Tecnologí­a e Industrias Intermedias anunció el lunes en un comunicado que el sector automotriz recibirá en lo que resta de este año “2.000 millones de dólares, que incluye también el presupuesto para las autopartistas”.

“Se hacen esfuerzos para establecer un flujo constante en la autorización y liquidación de divisas para el sector”
, señaló el gobierno en alusión a las afirmaciones que han hecho las ensambladoras locales que han denunciado demoras de más de 200 dí­as de parte de la Cadivi para la entrega de divisas requeridas para la importación de piezas.

La Cámara Automotriz de Venezuela (Cavenez) dijo en marzo pasado que debido a los retrasos del gobierno en la autorización de los dólares, las ensambladoras locales han acumulado deudas por el orden de los 2.000 millones de dólares con sus proveedores, que han restringido los enví­os de piezas hasta que se cancelen las obligaciones.

La filial local de la ensambladora estadounidense GM, la mayor del paí­s, paralizó el pasado viernes la producción de vehí­culos de pasajeros por unos tres meses debido a la falta de piezas generada por el atrasado del gobierno en la cancelación de las divisas.

Respecto al caso de General Motors Venezolana (GMV), el gobierno dijo en el comunicado que la casa matriz de GM en Estados Unidos se ha declarado en quiebra “lo cual les ha generado retrasos en el suministro de material para ensamblaje de vehí­culos en el paí­s”.

Asimismo, el gobierno desestimó que la empresa automotriz General Motors (GM) haya cerrado temporalmente una planta de ensamblaje por falta de divisas para importar sus autopartes.

“General Motors Venezuela es una de las ensambladoras que más ha aumentado sus importaciones en detrimento de la producción nacional.
Las cifras son reveladoras ya que en 2007 se produjo un abrupto incremento del 417% de las importaciones de esta empresa, pasando de 29.198 unidades en el año 2006 a 151.115 unidades en el año 2007, y por el contrario, apenas aumentó su producción en 14% durante el mismo perí­odo”, refiere el escrito.

El gobierno sostiene además que GMV es “la empresa que más recibe dólares en el paí­s, y sólo en el año 2008 le fueron liquidados 1.367.244.737 dólares”.

El gobierno exhortó al sector automotriz a favorecer la producción nacional, e indicó que 20 nuevas empresas están realizando estudios para incursionar en el mercado venezolano.

Desde abril pasado el sector automotriz, que genera 40.000 empleos directos y 100.000 indirectos, viene enfrentando una caí­da en la producción, que se hizo más marcada en mayo pasado al reportar un descenso de 35,1%, al igualarlo con el mismo perí­odo del 2008.

Entre enero y mayo Chrysler, Iveco Venezuela, Ford Motor, GM, Mack de Venezuela, Toyota y Mitsubishi Motors Corp., produjeron 54.113 unidades, lo que representó una merma de 9,7% en comparación con igual perí­odo del año pasado, según cifras de la cámara que agrupa al sector.

Copyright 2009 The Associated Press.