El control de precios y las finanzas personales

Foto: Dalyla Dennery/ Noticias24

El buen manejo de las finanzas personales se fundamenta en analizar y planificar de manera oportuna los ingresos y egresos que se tienen, con la finalidad de optimizar los recursos disponibles.

Este resultado se puede obtener en menor o mayor medida de acuerdo a dos aspectos básicos, el primero se refiere al comportamiento o hábitos que tenga la persona y el segundo se relaciona con el entorno económico y financiero en el que se desenvuelva, debido a que no en todos los mercados se presentan las mismas situaciones y por ende la estrategia a seguir será distinta.

Enfocándonos en el segundo aspecto, vale la pena evaluar el impacto que puede tener una medida de carácter económico sobre las finanzas personales, como por ejemplo el control de precios, señala Aristimuño Herrera & Asociados.

El control de precios se puede definir como, un mecanismo de intervención aplicado por el Estado con la finalidad de regular los precios de bienes y servicios fijando precios máximos a determinados productos. Esta medida busca atacar distintos puntos que se presentan en la economí­a, tales como proteger al ciudadano de derechos básicos en cuanto a alimentación y salud se refiere, contrarrestar fenómenos especulativos y controlar niveles inflacionarios entre otros.

Considerando estos puntos, el impacto en las finanzas personales debe ser positivo porque ayuda a mantener el nivel de egresos constante para los bienes y servicios que se les aplique esta medida, creando así­ una suerte de mantenimiento del poder adquisitivo durante un tiempo determinado y generando satisfacción a los consumidores.

Mantenerla en el mediano largo plazo traerá definitivamente efectos negativos en la economí­a y por ende en las finanzas personales.

Sin embargo, se pueden presentar algunos efectos negativos para las finanzas personales, como consecuencia de la forma como se aplique dicha medida, entendiéndose esta como el nivel en el que se fije el precio máximo y el tiempo durante el cual se aplique la medida.

Si el precio máximo es fijado por debajo del costo de producción real del producto o servicio, se corre con el riesgo de que el productor quede fuera del mercado generándose una probable quiebra o disminución de la producción, lo que generará en algún momento un nivel determinado de escasez y esto propiciará el consumo a bienes sustitutos que probablemente sean más caros, no tengan la misma calidad y por ende afecten el nivel de egresos y satisfacción de la familia.

Un paliativo que el Estado puede implementar es sustituir productos locales con productos importados, para de esta manera contrarrestar la escasez que se pueda presentar, lo que generarí­a un efecto inmediato en la capacidad de producción interna y por ende incrementarí­a el nivel de desempleo, lo que también afectarí­a negativamente las finanzas personales.

Otro aspecto que es importante destacar se refiere al tiempo que dure el control de precios, mientras este sea mayor los efectos serán más negativos que positivos, porque se mantendrá una estructura que desmotivará la inversión, generará escasez y al momento de tener que hacer una corrección en el nivel de precios, el impacto en el í­ndice de inflación será acumulado y generará un mayor deterioro, eliminando así­ cualquier beneficio que hayan podido tener los consumidores al momento.

La implementación de una medida como esta puede generar beneficios momentáneamente, en el corto plazo, pero el mantenerla en el mediano largo plazo traerá definitivamente efectos negativos en la economí­a y por ende en las finanzas personales.

Análisis realizado por Aristimuño Herrera & Asociados / Raymond Duarte Sandoval (Jefe de análisis de Aristimuño Herrera & Asociados)