Investigación de la Ucab: el 82,6% de la población ocupada tiene un empleo precario

Foto: Mariana Larrazábal / Archivo

Un estudio realizado por la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab) señala que el 63,6% de los trabajadores está mal pagado y 21,4% subutilizado. A través de esta investigación concluyen que la calidad del trabajo se ha deteriorado con el gobierno de Chávez.

El Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la Ucab infomó que la precariedad del empleo es también un problema que ha empeorado en los últimos años y no solamente los í­ndices de desempleo.

La investigación encontró que 82,6% de la población ocupada ­(9,5 millones de personas)­ posee un empleo precario. Los resultados, que corresponden a 2008 por ser el último año del cual estaban disponibles las cifras de la encuesta de hogares por muestreo del Instituto Nacional de Estadistica (INE), indican que la precariedad del empleo ha aumentado durante la presidencia de Hugo Chávez.

En 1997, año utilizado como punto de partida de la investigación, 69,8% de la población ocupada ­(5,6 millones de personas)­ tení­a un empleo precario y 30,2% uno de calidad.

Estos últimos incluso disminuyeron en términos nominales, de 2,44 millones a 2 millones, en 11 años.

La investigadora Genny Zúñiga, responsable del estudio, indica que es posible suponer que la precariedad ha seguido aumentando desde 2008. “Todos los indicadores económicos apuntan a eso. También hemos visto que las protestas laborales se han hecho más frecuentes”.

Venezuela experimentó una recesión que hizo retroceder el producto interno bruto 3,3% en 2009 y 1,9% en 2010.

La inflación acumulada desde diciembre de 2008 hasta la fecha, en tanto, se ubica en 71%; mientras que el aumento de las remuneraciones en el perí­odo apenas suma 52,5%.

Zúñiga destaca que una de las principales conclusiones de la investigación es que las disminuciones en las tasas de desocupación e informalidad en los últimos años, ­según los datos del INE,­ no reflejan las verdaderas condiciones en las que se encuentra el mercado laboral.

“La discusión pública se centra en el í­ndice de desempleo: si sube es malo, si baja es bueno. Cuando se quiere ir más allá se habla de la informalidad. Eso es importante, pero no es lo único. Que haya más personas ocupadas no significa que mejoraron sus condiciones de vida”, dice.

Por Alejandro Hinds / El Nacional