Euro ronda mí­nimos de casi tres semanas por renovados temores sobre Grecia

Foto: David Arky/Archivo


NUEVA YORK, mayo 9 (Reuters) -
El euro retrocedí­a el lunes hasta mí­nimos de casi tres semanas contra el dólar, después que renovadas preocupaciones por las endeudadas economí­as de la zona euro sugirieron que podrí­an esperarse más pérdidas para la moneda única.

El euro borró su avance matinal luego de que Standard & Poor’s rebajara la calificación crediticia de Grecia a “B” desde “BB-”, hundiéndola aún más en la categorí­a basura ante una probable reestructuración de deuda. La agencia Moody’s, en tanto, amenazó con recortarle la calificación en varios escalones.

Cualquier cambio a la estructura de deuda de Grecia podrí­a provocar que otros paí­ses endeudados también exijan condiciones más favorables y reciban ayuda financiera, aumentando la preocupación por la economí­a de la zona euro.

El euro cayó hasta un mí­nimo cercano a 1,4250 dólares, siete centavos por debajo de su reciente máximo de 17 meses de unos 1,4940 dólares que tocó el miércoles pasado.

Aunque es muy pronto para asegurar que el euro ha regresado a una tendencia bajista, la velocidad de la última corrección sugiere que la moneda podrí­a seguir bajo presión en los próximos dí­as.

“El euro está muy sumido en una reversión en estos momentos”, dijo Dean Popplewell, jefe estratega de monedas con Oanda en Toronto. “Debí­amos haber visto algún tipo de rebote en las últimas 36 horas, pero no lo hemos visto. Todo lo que estamos viendo son presiones renovadas de liquidación ante cualquier avance del euro”.

El euro cayó hasta 1,4254 dólares en la plataforma de operaciones electrónicas EBS , el nivel más bajo desde el 19 de abril, rompiendo la barrera técnica de su promedio móvil de 50 dí­as de 1,4279. Posteriormente se recuperó y cotizaba en 1.4333 dólares, un alza del 0,2 por ciento en el dí­a.

“La situación griega es como un choque automovilí­stico en cámara lenta. Los polí­ticos saben que tienen que escarbar en sus bolsillos para encontrar una solución”

La volatilidad del euro “confirma lo asustadizo del mercado sobre la viabilidad de las economí­as de la periferia” de la zona euro, dijo Boris Schlossberg, encargado de investigación de GFT Forex.

“Se necesitarán más medidas draconianas para estabilizar la situación con una solución más amplia, ya que Irlanda y Portugal querrán términos más favorables si Grecia los consigue”, aseveró.

El euro experimentó una ola de liquidación la semana pasada, después que una corriente vendedora en el mercado de materias primas generó una huida de inversionistas del riesgo.

Sus pérdidas se aceleraron el viernes, cuando un reporte de prensa alemán, posteriormente desmentido, sugirió que Grecia habí­a planteado la posibilidad de abandonar la zona euro.

Jean-Claude Juncker, jefe del grupo de ministros de Finanzas de la zona euro, desestimó en la noche del viernes un reporte de la revista alemana Spiegel Online de que Grecia podrí­a retirarse del bloque europeo de 17 paí­ses.

Dado que algunos participantes del mercado sí­ creen que Grecia podrí­a abandonar el euro, la Unión Europea está bajo presión para renegociar sus rescates financieros a Irlanda y al paí­s heleno.

Un ministro irlandés señaló que cualquier concesión que se otorgue a Atenas deberí­a implicar mejores condiciones para Dublí­n también.

“La situación griega es como un choque automovilí­stico en cámara lenta. Los polí­ticos saben que tienen que escarbar en sus bolsillos para encontrar una solución a los problemas que enfrenta Grecia”, dijo Jeremy Stretch, encargado de estrategia de divisas de CIBC World Markets.

Frente a la moneda japonesa, el euro perdí­a 0,2 por ciento a 115,16 yenes tras haber tocado antes su mí­nimo nivel desde el pasado marzo.

El dólar bajaba 0,3 por ciento a 80,36 yenes, pero se alejaba del mí­nimo de siete semanas al que llegó la semana pasada.

Las divisas vinculadas a materias primas eran apoyadas el lunes por un repunte de los precios del petróleo, luego de un desplome del crudo, la plata y otras materias primas la semana pasada.

El dólar australiano subí­a un 0,8 por ciento a 1,0767 dólares estadounidenses, extendiendo su avance del viernes luego de que el banco central de Australia dijera que podrí­a ser necesario elevar las tasas en el futuro para contener la inflación.

Por Wanfeng Zhou

(Reporte adicional de Nick Olivari)