HERRAMIENTAS
Foto: Archivo

El presidente del Banco Mundial (BM), Robert Zoellick, dijo hoy que el organismo suspendió la entrega de 270 millones de dólares a Honduras hasta que no se aclare la situación polí­tica en el paí­s tras el golpe militar del domingo.

El Banco Mundial tiene en la actualidad 16 proyectos de desarrollo en Honduras por valor de 400 millones de dólares, de los cuales 270 están sin desembolsar.

Zoellick indicó hoy en una rueda de prensa telefónica que tampoco se enviarán por el momento nuevos proyectos de desarrollo en Honduras para su aprobación por el consejo ejecutivo del organismo multilateral.

Honduras figura entre los pocos paí­ses de América Latina que recibe fondos de la Asociación de Desarrollo Internacional (IDA), el brazo del BM que ofrece donaciones y préstamos sin intereses a las naciones más necesitadas.

Además de los desembolsos pendientes, el Banco tení­a previsto entregar a través de IDA 80 millones de dólares a Honduras, durante el actual año fiscal de la entidad que arranca mañana.

Por lo demás, Zoellick afirmó que por el momento, resulta difí­cil decir cuál será el impacto económico del golpe militar en la ya empobrecida Honduras y las repercusiones más amplias sobre la región dada la incertidumbre que rodea la situación.

“No estamos seguros sobre el curso de los acontecimientos”, afirmó el presidente del BM, quien dijo que el organismo trabaja estrechamente con la Organización de Estados Americanos (OEA) y el resto de paí­ses de la región para restaurar la democracia en Honduras.

“Y en el proceso lo que hemos hecho básicamente es suspender nuestros préstamos”
, explicó.

Dijo que el impacto sobre el resto de la región dependerá del tiempo que sea necesario para resolver la crisis y de cómo se resuelva. Añadió, en términos más especí­ficos, que el golpe militar podrí­a ser un contratiempo para la integración en Centroamérica.

Zoellick indicó, en ese sentido, que el BM trabaja en la actualidad con los Gobiernos de Costa Rica y España para encontrar formas que permitan reforzar la integración en la zona.

El presidente hondureño Manuel Zelaya fue sustraí­do el domingo del palacio presidencial a punta de pistola por los militares y trasladado a Costa Rica.

Zelaya llegó hoy a Nueva York para dirigirse a la Asamblea General de la ONU y pedir apoyo a la comunidad internacional para regresar al poder.

El depuesto mandatario también celebrará una reunión con el presidente de la Asamblea General de la ONU, el nicaragí¼ense Miguel D’Escoto, que tiene la intención de acompañarlo el jueves cuando Zelaya intente regresar a Tegucigalpa.

Zelaya anunció el lunes en una cumbre en Managua de jefes de Estado y de Gobierno del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) que regresará a su paí­s para cumplir su mandato presidencial, que concluye el 27 de enero de 2010.

El nuevo presidente de Honduras, Roberto Micheletti, aseguró hoy que si el depuesto mandatario regresa al paí­s será detenido, porque hay órdenes de la Justicia hondureña para que sea arrestado.

Ví­a EFE