Petrobras esperará hasta agosto que Pdvsa decida sobre refinerí­a conjunta

Foto:REUTERS/Carlos Garcí­a Rawlins/Archivo

Rí­o de Janeiro, 23 may (EFE).- La petrolera estatal Petrobras reiteró hoy que esperará hasta el mes de agosto para que Petróleos de Venezuela (Pdvsa) adopte una postura definitiva sobre su participación en la refinerí­a binacional que ambas acordaron construir en el nordeste de Brasil.

Petrobras comenzó las obras de la refinerí­a Abreu e Lima, en el estado de Pernambuco (noreste), sin que Pdvsa haya hecho hasta ahora los aportes financieros que le corresponden.

El director de abastecimiento de Petrobras, Paulo Roberto Costa, señaló hoy que para hacer la obra, la compañí­a tomó un préstamo de 10.000 millones de reales (unos 6.250 millones de dólares) con el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bnes) y que ese dinero acaba en agosto.

“Lo que entiende Petrobras es que si llega agosto y Pdvsa no ha asumido (la participación en el préstamo), entenderemos que Pdvsa no quiere participar en la refinerí­a”, dijo Costa en un seminario empresarial, según la edición digital del diario Valor.

Costa subrayó que “en agosto acaba el préstamo y los presuntos socios tienen que comenzar a hacer aportaciones”.

La refinerí­a Abreu y Lima nació como un proyecto conjunto entre Petrobras y Pdvsa, pero hasta ahora la venezolana no ha aportado financiación.

Costa agregó que Pdvsa se encuentra en dificultades para hacerse cargo del 40 por ciento del capital que serí­a responsabilidad de la compañí­a venezolana en el préstamo del Bndes.

Explicó además que actualmente cerca del 35% de las obras de la refinerí­a ya están concluidas.

La compañí­a mantiene la expectativa de iniciar las operaciones desde esa unidad en 2013.

De otro lado, Costa anunció que Petrobras tiene previsto invertir 350 millones de dólares en una terminal flotante de almacenamiento para derivar a partir de 2013 parte de la producción de las reservas de los yacimientos del presal, descubiertos bajo el fondo marino del Atlántico.

La unidad se situará a 90 kilómetros de la costa entre los estados de Rí­o de Janeiro y Sao Paulo y dispondrá de un buque flotante de almacenamiento y descarga (FSO), que estará anclado de forma permanente y tendrá capacidad para entre dos y tres millones de barriles de crudo.