La bancarización avanza, veamos qué hace falta para abrir una cuenta en el banco

Foto: AVN / Verónica Canino / Archivo

Tener una cuenta en el banco hace años era considerado un lujo, pero hoy se ha convertido en una necesidad, bien sea que se utilice para recibir el salario, ahorrar, para pedir una tarjeta de crédito o simplemente por la comodidad de hacer los pagos tranquilamente desde el hogar gracias a la banca electrónica.

Lo cierto es que en algún momento debemos acercarnos a alguna oficina de un banco a abrir una cuenta. Básicamente tenemos 2 tipos de cuenta para empezar: las cuentas de ahorro y las cuentas corrientes cada una con sus ventajas y desventajas.

Cuentas de Ahorro

Ventajas
– Pagan más intereses que las cuentas corrientes.
– Son útiles a la hora de una emergencia.
– Normalmente no se cobran comisiones por consulta de movimientos y saldo.
– sirve como referente al momento de solicitar un crédito.

Desventajas
– No permite el uso de cheques.
– El dinero depositado debe quedar inmovilizado un determinado periodo de tiempo, para que pueda producir ganancias en virtud de los intereses.

Los requisitos para abrir una cuenta de ahorros no suelen variar mucho según el banco, para tener una buena referencia podemos ver la siguiente imagen donde se ven los recaudos solicitados por dos grandes bancos del paí­s.

Cuentas Corrientes

Ventajas de la cuenta corriente
-Una cuenta corriente otorga acceso al cliente a las prestaciones que un banco puede ofrecer (préstamos, hipotecas, créditos…).

– Permite el uso de cheques para hacer pagos a terceros y evitar llevar efectivo consigo.

– La cuenta corriente, generalmente permite domiciliar la nómina (ingreso automático del dinero que recibimos mensualmente en nuestro trabajo), domiciliar pagos de servicios e impuestos y realizar transferencias.

Desventajas
– Cuando el saldo se encuentra por debajo del mí­nimo requerido, los costes de mantenimiento usualmente aumentan.

– Las cuentas corrientes suelen acarrear comisiones por las operaciones.

Consejos:

Abra una cuenta en un banco sólido y procure mantenerla por mucho tiempo, esa cuenta será un buen aval en su historial bancario.

Verifique las comisiones que cobra el banco por los servicios que presta y vea que tipo de pagos o trámites puede hacer por ví­a electrónica en el banco. (Esto puede ahorrarle mucho tiempo).

En periodos inflacionarios dejar el dinero en el banco es perder poder de compra cada dí­a que pasa, así­ que es mucho mejor mantener el dinero produciendo para usted que para los banqueros. Sea cauto con sus inversiones bancarias.

J. Henao/ Noticias24