AFP: sanción “simbólica” de EE UU a Pdvsa tensa más los nexos, pero sigue el pragmatismo

Foto: David Fernández / EFE

CARACAS, 25 mayo 2011 (AFP) – La sanción impuesta por Estados Unidos a la estatal Petróleos de Venezuela es una advertencia “simbólica” al gobierno del presidente Hugo Chávez que tensa más las deterioradas relaciones diplomáticas, pero no cambia el enfoque pragmático de ambos paí­ses, afirmaron analistas.

“Aquí­ posiblemente estamos observando el enví­o de un mensaje simbólico de advertencia a tiempo para que Chávez no pase la raya amarilla y (comunicarle) que sus actos tienen consecuencias o pueden tenerlas”, dijo a la AFP el analista polí­tico Aní­bal Romero, de la Universidad Metropolitana.

Estados Unidos ha cuestionado la actuación de Venezuela en la lucha antidrogas y las relaciones entre Caracas y Teherán han sido una preocupación constante para el gobierno de Barack Obama.

Para este académico, los ánimos seguirán caldeados y la respuesta de Caracas tendrá “mucho ruido pero pocas nueces: discursos, amenazas retóricas, pero el petróleo seguirá fluyendo hacia Estados Unidos”.

Efectos económicos serán “menores” para Pdvsa

Según el analista petrolero Diego González, aunque los efectos económicos son menores, la sanción para Petróleos de Venezuela (PDVSA) “desde el punto de vista polí­tico sí­ es terrible, porque se le reduce el campo para negociar con otros gobiernos con los que Estados Unidos tiene relación”.

Bajo las sanciones anunciadas el martes por el gobierno norteamericano, en el marco de la ley de sanciones contra Irán de 1996, PDVSA no podrá contratar directamente con el gobierno estadounidense, acceder a programas de financiamiento para exportaciones o importaciones, ni a licencias para tecnologí­as petroleras estadounidenses.

Pero se mantienen intactas las operaciones de la filial de PDVSA en Estados Unidos, CITGO, y las ventas de petróleo venezolano, que representan aproximadamente el 10% de las importaciones estadounidenses de crudo.

El enví­o diario de 1,2 millones de barriles de crudo venezolano a Estados Unidos es prácticamente el único ví­nculo existente entre estos dos paí­ses, ubicados en las antí­podas en materia polí­tica y envueltos en una deteriorada relación diplomática tras la salida de sus embajadores.

Relaciones diplomáticas en el “callejón sin salida” desde la negativa de Venezuela a Palmer

La designación de representantes diplomáticos se encuentra en un callejón sin salida desde que Larry Palmer, embajador designado por Washington para asumir la embajada en Caracas, fue vetado por Chávez debido a unas declaraciones que emitió sobre Venezuela durante su proceso de ratificación.

El último embajador, Patrick Duddy, salió de Caracas a mediados del año pasado.

Las nuevas sanciones, que fueron consideradas como una “acción hostil situada al margen del derecho internacional” por la cancillerí­a venezolana, parecen prolongar este estancamiento de las relaciones.

“No hay ni un sólo avance o retroceso entre los dos gobiernos, están en el mismo punto”, dijo a la AFP el politólogo de la Universidad Central de Venezuela Nicmer Evans, destacando que la falta de embajadores es la “excusa perfecta” de Estados Unidos “para mantener la situación de conflictividad” contra el gobierno venezolano.

Sin embargo, Romero considera que Washington prefiere mantener una relación diplomática a un nivel inferior con el gobierno venezolano, con el que reconoce tener la “relación más difí­cil” de toda la región.

Evans destacó que las sanciones ocurren luego del logro de la diplomacia venezolana en el proceso para que Honduras fuera readmitida a la Organización de Estados Americanos (OEA).

“El gobierno de Estados Unidos no perdona que Venezuela sea un actor preponderante en las tomas de decisión, incluso en la OEA” con sede en Washington, dijo Evans a la AFP.

“Venezuela es un foco permanente de ataque”, agregó.

Cientos de trabajadores de PDVSA y seguidores de Chávez se manifestaron este miércoles para rechazar las sanciones y apoyar la decisión del gobierno venezolano, que reafirmó el martes su amistad con Irán.

“Las sanciones son un mensaje moderado para hacerle sentir a Chávez que hay lí­mites que no deberí­a pasar”, afirmó Romero.

Por Ramón Sahmkow