Prensa Latina: “Venezuela, Bolivia y Brasil ejemplos de lucha por la soberaní­a alimentaria”

Venezuela, Bolivia y Brasil resaltan polí­ticas para atenuar el déficit alimentario, contrapuestas a las leyes del mercado, donde especuladores y grandes empresas tratan de maximizar dividendos a costa de hambrear a millones.

Un trabajo de Prensa Latina reseña las acciones de varios gobiernos que han intervenido en las actividades agrí­colas e industriales para dar pasos hacia la soberaní­a alimentaria.

La representante de la FAO en Bolivia, Elisa Panadés, reconoció las medidas del Gobierno de ese paí­s, que preside Evo Morales, destinadas a erradicar el hambre en esa nación suramericana.

La especialista destacó la voluntad polí­tica del Estado Plurinacional para impulsar la labor de los pequeños agricultores y fomentar estrategias inclusivas de distribución de los resultados productivos, materializada en la entrega de bonos de ayuda a sectores en desventaja social y programas como Desnutrición Cero, Apoyo a la Seguridad Alimentaria y Valorización de la Economí­a Campesina de Camélidos.

El Estado tiene planes de invertir este año otros 52 millones de dólares a fin de incrementar la producción de hortalizas y granos, con destino a la población, y de distribuir en 2011 un total de 500 millones de dólares entre pequeños y grandes productores agrí­colas mediante diversos mecanismos de apoyo.

También, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ratificó la decisión de atender las necesidades de unos cuatro millones 300 mil hogares que viven de la agricultura familiar a través de la liberación de fondos equivalentes a unos 9 mil 420 millones de dólares para financiar la próxima cosecha de los pequeños productores a partir de julio próximo.

La dignataria dijo que cada centavo que el gobierno invierte en la agricultura familiar “se multiplica, aumenta la producción y el consumo, reduce el precio de los alimentos y ayuda a colocar más comida en la mesa de muchas familias”, por lo cual está planteada la reducción de intereses a los préstamos a trabajadores del campo.

Reconocidos por la FAO y otras instituciones internacionales, los avances de Venezuela en el campo alimentario descansan fundamentalmente en la intervención del Estado en la promoción de inversiones y la entrega de mayores garantí­as a los productores.

En los últimos 12 años, el consumo anual de carne en el paí­s aumentó de 407 mil toneladas a 601 mil, es decir, que cada persona en un año pasó a consumir de 17,6 a 25 kilogramos.

La administración del presidente venezolano, Hugo Chávez, recurrió a la nacionalización de empresas asociadas al sector, entre ellas compañí­as agroquí­micas y comercializadoras de alimentos, a fin de evitar especulaciones y controles monopólicos.

Al mismo tiempo, promovió la recuperación de tierras para cultivos que, de acuerdo con cifras oficiales, suman más de 2,5 millones de hectáreas desde 1999 hasta la fecha.

“Las polí­ticas gubernamentales de recuperación de tierras, entrega masiva de créditos, acceso a tecnologí­a y cooperación internacional explican el aumento de la producción y la distribución de alimentos”, apuntó el viceministro venezolano de Agricultura, Iván Gil.

En la búsqueda de alternativas para encarar problemas comunes, Bolivia y Venezuela acordaron en marzo de este año la creación de una empresa grannacional para la producción, procesamiento, intercambio, distribución y comercialización de distintos renglones.

Ví­a Prensa Minci