Cuba reporta ligera mejorí­a en producción de alimentos

Foto: EFE/STR / Archivo

LA HABANA, ago 2 (Reuters) - La producción agrí­cola no azucarera de Cuba aumentó un 6,1 por ciento en el primer semestre del 2011 en relación con igual perí­odo del año anterior, dijo el Gobierno esta semana, un signo positivo en medio de la crisis en el sector que padece la isla.

La cosecha agrí­cola creció un 7 por ciento y la producción de ganado y otros productos en un 4 por ciento, de acuerdo con el informe emitido por la Oficina Nacional de Estadí­sticas (www.one.cu).

La recuperación siguió a un descenso del 2,5 por ciento en 2010 y 7,5 por ciento de caí­da en la producción en el primer semestre de ese año.

El paí­s, con problemas de liquidez, sigue produciendo menos alimentos que en el 2005 e importando entre el 60 y el 70 por ciento de lo que consume, a un costo estimado de entre 1.500 a 2.000 millones de dólares anuales.

El presidente cubano Raúl Castro ha tomado medidas para incrementar la producción de alimentos con vista a sustituir importaciones y abastecer a un creciente sector de servicios privados de alimentos, una prioridad desde que asumió el poder en el 2006.

Castro ha descentralizado la toma de decisiones, está permitiendo que los agricultores vendan directamente parte de sus cosechas, arrendó tierras a unos 150.000 cubanos y ha elevado el precio que paga el Estado por los productos agrí­colas, pero hasta ahora no ha permitido que el mercado tome más fuerza.

El arroz y los frijoles, dos productos básicos en la dieta diaria de los cubanos, se incrementaron en 51,5 por ciento y 48,3 por ciento, respectivamente.

Pero al ritmo actual sus producciones podrí­an todaví­a representar quizás el 20 por ciento de las 700.000 toneladas de arroz y cientos de miles de toneladas de frijoles que se consumen al año.

El maí­z, otra importación clave, cayó un 20,4 por ciento, mientras que el paí­s no produce trigo y sólo ahora comenzó a cosechar soja de forma experimental con la ayuda de Brasil.

Los cultivos de exportación, que incluyen azúcar, café, cí­tricos y cacao, se mantuvieron a niveles históricamente bajos.