Pedido de Chávez de subir cuota de Venezuela en la Opep quedarí­a sin respuesta

Foto: AFP PHOTO / Erika Santelices / archivo

DUBAI/CARACAS ago 4 (Reuters) - La petición del presidente Hugo Chávez a la Opep de elevar la cuota de producción petrolera de Venezuela podrí­a caer en saco roto, en medio de las tensiones que hay entre algunos de sus miembros tras la difí­cil reunión del grupo en junio, dijeron fuentes.

El petroleo financia la mayor parte del presupuesto venezolano y de él depende el 95 por ciento del ingeso de divisas del paí­s

Chávez solicitó el viernes a la Opep ajustar progresivamente al alza la cuota de 3 millones de barriles por dí­a (bpd) que rige para Venezuela, aunque a finales del 2008 el grupo acordó reducir su producción conjunta, dejando temporalmente sin efecto la aplicación del sistema de cuotas.

Venezuela inició en julio un plan especial para elevar el bombeo de crudo en unos 146.000 bpd este año, pero analistas predicen que no tendrá un efecto sustentable, logrando apenas recuperar los barriles perdidos desde el 2009.

“Esto es irracional. No hay un sistema de cuotas vigente en este momento y, si Venezuela quisiera producir más, ya lo habrí­a hecho”, dijo a Reuters un delegado del Golfo Pérsico ante la Opep.

“La verdad es que no pueden sacar más petróleo del subsuelo”, agregó la fuente, quien recordó que Venezuela fue uno de los paí­ses que se opuso a un alza en la extracción de la Opep en su reunión de junio, que inesperadamente concluyó sin consenso.

Según cifras del Ministerio de Energí­a, Venezuela ha estado bombeando menos de 3 millones de bpd de crudo desde el 2010, tras sortear un 2009 de bajos precios del crudo, lo que provocó una caí­da en las inversiones de la petrolera estatal Pdvsa.

El petroleo financia la mayor parte del presupuesto venezolano y de él depende el 95 por ciento del ingeso de divisas del paí­s.

Los precios del crudo treparon en el 2011 a su mayor nivel desde la crisis económica del 2008. Sin embargo, el martes las cotizaciones se desplomaron por el temor a que una nueva desaceleración económica deprima la demanda.

El petróleo estadounidense bajó un 5,77 por ciento, a 86,63 dólares, en su mayor descenso porcentual diario desde el 5 de mayo. En tanto, el Brent se hundí­a un 5,15 por ciento, a 107,4 dólares.

Sin respaldo

El ministro de Energí­a, Rafael Ramí­rez, dijo dí­as atrás que el paí­s extrajo 2,9 millones de bpd en julio, lo que indica que la recuperación de la producción ha sido lenta desde el 2010, cuando promedió 2,78 millones de bpd, su nivel más bajo desde un prolongado paro ocurrido en 2002-2003.

“Si tuvieran la habilidad para bombear más crudo, debieron hacerlo cuando Libia paró de producir, pero no fue así­”

Consultado sobre si los planes de aumento del bombeo en el corto plazo se traducirí­an en un alza de las exportaciones, Ramí­rez dijo a periodistas la semana pasada que no estaba previsto por el momento, aunque el paí­s proyecta extraer unos 4 millones de bpd en 2015.

Chávez, que planea presentarse a las elecciones del 2012 en busca de un nuevo perí­odo de Gobierno, aunque está siendo sometido a quimioterapia para combatir un cáncer, ha subrayado que Venezuela posee las mayores reservas de crudo del mundo, reconocido por la Opep en su boletí­n estadí­stico anual.

“Lo que dijo el presidente tiene el peso polí­tico de la declaración de un jefe de Estado, pero desde el punto de vista técnico es otra cosa”, dijo una fuente vinculada a la delegación venezolana ante la Opep.

La organización utiliza dos parámetros fundamentales para la fijación de las cuotas: las reservas probadas de crudo y la capacidad de producción.

“Si tuvieran la habilidad para bombear más crudo, debieron hacerlo cuando Libia paró de producir, pero no fue así­”, dijo la fuente en Dubái.

Los mayores productores de la Opep, principalmente Arabia Saudita, han aumentado su extracción para reemplazar el suministro de crudo libio al mercado -que dejó de fluir en febrero- y propusieron al resto del grupo elevar la producción conjunta en 1,5 millones de bpd.

Pero Venezuela consideró que el mercado estaba suficientemente abastecido y que inyectar más barriles podrí­a desencadenar “una crisis de precios”.

Tras la falta de consenso de la organización, la Agencia Internacional de Energí­a puso en práctica un plan para liberar 60 millones de barriles de la Reserva Estratégica de Petróleo.

“Ellos (Venezuela) simplemente no tienen una estrategia clara y es evidente que eso es lo que está ocurriendo ahora”, dijo otro delegado ante la Opep.

Por Amena Bakr y Marianna Párraga