Berlusconi acelera reformas en Italia para lograr equilibrio fiscal en 2013

Foto: REUTERS/Alessandro Bianchi / Archivo

ROMA, 5 agosto 2011 (AFP) – El jefe de gobierno italiano, Silvio Berlusconi, anunció el viernes que acelerará las reformas para lograr el equilibrio fiscal en el 2013 con el fin de reactivar la economí­a y calmar a los mercados.

El Parlamento italiano adoptó el pasado 15 de julio un plan de austeridad reforzado con el que pretendí­a eliminar el déficit para 2014 y protegerse de la crisis de la deuda, pero que castiga duramente a los sectores más débiles.

“El plan de ajuste fue considerado positivo, pero la situación actual nos obliga a acelerar las medidas”, afirmó Berlusconi, quien reconoció que “el mundo vive una crisis financiera, lo que afecta a todos los paí­ses”.

El primer ministro italiano anunció igualmente que acordó con el presidente francés Nicolas Sarkozy anticipar la realización de una cumbre de ministros de Finanzas de los paí­ses del G7.

Zapatero y Berlusconi arremeten contra los “movimientos especulativos”

Los jefes de gobierno, el español José Luis Rodrí­guez Zapatero, y el italiano Silvio Berlusconi, criticaron este viernes los “movimientos especulativos” “poco comprensibles” contra sus respectivos paí­ses, informó la presidencia española, en plena crisis de la Eurozona y el hundimiento de los mercados.

Zapatero también habló por teléfono con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, agregaron los servicios de prensa del jefe del gobierno español en un comunicado.

Dichas conversaciones tuvieron como objeto “analizar la evolución de la crisis financiera y la situación del mercado de la deuda soberana de los paí­ses de la zona euro”, según el texto.

Rodrí­guez Zapatero y Silvio Berlusconi conversaron a última hora de la mañana del viernes “sobre la evolución de la prima de riesgo de ambos paí­ses”.

“Ambos mandatarios consideran poco comprensibles las fuertes fluctuaciones y los movimientos especulativos de los mercados de la deuda soberana”, reza el comunicado.

La prima de riesgo -diferencial con el bono alemán a diez años que sirve de referencia- cayó a 370 puntos básicos para España y a 375 para italia, contra 80 de Francia, después de haber alcanzado a primera hora nuevos récords, tras los rumores de una intervención del Banco Central Europeo para comprar tí­tulos de la deuda españoles e italianos.

Por otra parte, Zapatero y Sarkozy “coincidieron en la necesidad de aplicar los acuerdos adoptados por el Eurogrupo el pasado 21 de julio lo antes posible” y “reafirmaron su determinación en defender la estabilidad de la zona euro”.

Los responsables polí­ticos multiplicaron las declaraciones para tratar de calmar a los mercados, en vano. El comisario europeo para las Relaciones Económicas, Olli Rehn, aseguró que Italia y España no deberí­an necesitar ayuda, dados sus fundamentos económicos.

Incluso las cifras de empleo, mejores de las previstas en Estados Unidos, no han bastado para tranquilizar a los mercados, dominados por la volatilidad.