Ganaderos rechazán avalúos de fincas en el estado Zulia

Foto: Diego Arria/ Archivo

Ganaderos de 12 de las 23 fincas intervenidas en el Sur del Lago por el Instituto Nacional de Tierras, rechazaron el avalúo presentado por los peritos agrónomos ­8 meses después– por considerar que fijan el valor de los terrenos y bienhechurí­as hasta 50% y 70% por debajo del costo real.

“Una finca cuya tierra está valorada en 50.000 bolí­vares por hectárea, el avalúo del Gobierno la coloca en 4.000 bolí­vares, razón por la cual se ordenó hacer un nuevo avalúo para volver a negociar el pago en caso de que el Ejecutivo no levante la medida de rescate”, dijo un ganadero del Sur del Lago.

La semana pasada el ministro de Agricultura y Tierras, Juan Carlos Loyo, se reunió con representantes de 24 fincas que quedaban en manos del Gobierno y anunció que regresaba a sus dueños la hacienda El Delirio. Las restantes 23: El Peoní­o, La Chapala, La Gloria, Hoya Grande, El Ring, Monteverde, La Palmita y la Bolí­var, entre otras, siguen en proceso de rescate por parte del Inti.

El avalúo de La Chapala y El Peoní­o, y de otras, fue devuelto por los ganaderos, quienes alegaron que habí­a errores en los cálculos sobre el valor de las tierras y las mejoras existentes. Con relación al caso especí­fico de la hacienda Bolí­var Bolivariana, como la denominó el Gobierno, los representantes legales dijeron que ni siquiera les han presentado el avalúo de la propiedad y mucho menos un plan de pago por la finca, que ha perdido producción ganadera y lechera desde que está en manos del Ejecutivo.

Asimismo, consideran que la producción de leche se ha reducido de 5.000 litros diarios a menos de 1.500 litros. Un grupo de trabajadores denunció en julio que se ha desmantelado la ganaderí­a de alta calidad que habí­a en esta finca, y se han vendido sin autorización de los propietarios más de 800 reses.

Alguien tiene que ceder

En la reunión que mantuvo el ministro Loyo con los ganaderos del Sur del Lago, varios productores plantearon ceder algunas hectáreas al Gobierno para desarrollar escuelas de formación agraria o crear alguna empresa ganadera mixta como ocurrió con La Marqueseña.

“Hay productores agropecuarios que permanecen en sus fincas y muchas de ellas son sus casas principales, siguen trabajando y manteniendo la actividad ganadera y lechera. Entonces, se propuso ceder algunas hectáreas a cambio de que se garantice la permanencia y la propiedad a los ganaderos“, expresó un representante legal de una de las haciendas intervenidas.

Por Katiuska Hernández
Ví­a El Nacional