BCE dispuesto a comprar deuda española e italiana para evitar lunes negro

Foto: STAN HONDA / AFP v

PARíS, 8 agosto 2011 (AFP) - El anuncio del Banco Central Europeo (BCE) de que está dispuesto a comprar deuda de España e Italia para aliviar la situación de esos paí­ses evitó el lunes negro temido por los mercados tras la primera degradación de la nota de la deuda estadounidense.

A las 08H00 GMT, las bolsas de Madrid y Milán registraban fuertes ganancias (de 3,98% y 4,55% respectivamente) y ese í­mpetu consiguió revertir una tendencia inicial a la baja de sus pares de Londres, Parí­s y Fráncfort.

España e Italia se beneficiaban también de una clara reducción de los intereses de sus obligaciones a diez años, que refluí­an por debajo del 6%, después de haber estado sometidas a fortí­simas presiones en las últimas semanas.

El BCE anunció el domingo por la noche que aplicarí­a activamente su programa de compra de deuda pública de paí­ses de la zona euro en dificultades, y el ministro francés de Economí­a, Franí§ois Baroin, precisó el lunes que la institución estaba efectivamente dispuesta a comprar deuda española e italiana, en caso de nuevas ventas masivas.

Esos anuncios provocaron un fortalecimiento del euro frente al dólar. A las 06H00 GMT, la divisa europea se negociaba en Asia a 1,4337 dólares, frente a 1,4281 a las 21H00 GMT del viernes.

Por otra parte, los ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales del G7 de paí­ses industrializados (EEUU, Reino Unido, Canadá, Francia, Alemania, Japón, Italia) se comprometieron a “adoptar todas las medidas necesarias en apoyo de la estabilidad financiera y el crecimiento”.

Las plazas asiáticas, sin embargo, operaron en baja, impactadas aún por la decisión de Standard & Poor’s de rebajar el viernes la calificación de la deuda estadounidense, de AAA a AA+.

Así­ y todo, los retrocesos no llegaron a las proporciones de un temido crack bursátil.

Tokio perdió un 2,18%, afectada además por la valoración del yen frente al dólar. Las caí­das fueron de 2,17% en Hong Kong, de 2,9% en Sí­dney y de 3,8% en Seúl.

El BCE logró dar un respiro a los tormentos de la economí­a mundial, que sigue sin embargo sometida a los temores de una nueva recesión.

Esa preocupación se hací­a sentir en los precios del petróleo, en baja en Asia, y en la cotización del oro, valor refugio por excelencia, que por primera vez se negoció por encima de los 1.700 dólares por onza.

“La gente retira su dinero (de los otros mercados, NDLR), en particular del dólar y el euro, para ponerlo en oro y en el yen japonés”, indicó a la agencia Dow Jones Newswires un operador basado en Tokio.

Los ministros de Finanzas y gobernadores de Bancos Centrales del G20 (de potencias industrializadas y emergentes) declararon el lunes estar listos para actuar en conjunto para estabilizar los mercados financieros y proteger el crecimiento.

El Tesoro de Estados Unidos criticó duramente la degradación de la nota de la deuda norteamericana, asegurando que S&P cometió un “error de dos billones de dólares” en las proyecciones de déficit presupuestario hasta 2021.

La competencia de S&P, la agencia Moody’s, estimó “prematura” una eventual degradación de la nota de Estados Unidos, según uno de sus analistas, y Fitch, tercera gran agencia calificadora, aseguró que debí­a aún reflexionar sobre la cuestión.