‘”No hay nada que marche mal en nuestro paí­s. Lo que no funciona es nuestra vida polí­tica”

Foto: JIM WATSON / AFP

HOLLAND, 11 agosto 2011 (AFP) – Barack Obama se valió de un viaje, el jueves, al estado de Michigan, golpeado de lleno por la crisis, para fustigar las intrigas polí­ticas en Washington, que condujeron, dijo, a la degradación de la nota de la deuda de Estados Unidos.

“Esta reducción de la que les han hablado habrí­a podido ser evitada si hubiera habido voluntad de llegar a un acuerdo en el Congreso”, lanzó el presidente durante un discurso en una fábrica de baterí­as para automóviles que fue beneficiada por su plan de relanzamiento de la economí­a.

“Lo único que nos frena es la polí­tica”, exclamó, sin privarse previamente de criticar a sus adversarios republicanos, culpables, dijo, de colocar sus intereses partidarios antes que los del paí­s.

“Todos jugamos en el mismo equipo, sobre todo cuando las épocas son duras”, proclamó el presidente.

Foto: REUTERS/Larry Downing

Obama vivió una de sus peores semanas en la Casa Blanca, en gran parte a raí­z de la reducción de la nota de la deuda estadounidense por la agencia de calificación financiera Standard and Poor’s, el viernes 5. Debe hacer frente también a la ira de los republicanos y de algunos militantes demócratas, molestos por ver que el desempleo sigue tan campante, en 9,1%.

Mientras hay quienes perciben a Estados Unidos al borde una nueva recesión, Obama dice: ‘”no hay nada que marche mal en nuestro paí­s. Lo que no funciona es nuestra vida polí­tica. Hay algo que no rueda bien en nuestra vida polí­tica, y debemos apropiarnos de ella”.

Obama debí­a partir luego hacia Nueva York, para asistir a sesiones de recolección de fondos para su campaña en vista de la próxima elección presidencial.