Datanálisis: “Después de los controles de precios se generan los peores momentos de inflación”

Video: Globovisión 13 de agosto de 2011

La legislación pendiente destinada a controlar el aumento de la inflación en Venezuela podrí­a ser contraproducente si incrementa los precios al consumidor, estimula la corrupción, frena las inversiones y causa mayor escasez de los productos básicos, advirtieron analistas el sábado.

Los funcionarios del gobierno y los legisladores leales al presidente Hugo Chávez sostienen que la Ley de Costos y Precios Justos ayudará a reducir la mayor tasa de inflación de Latinoamérica forzando a los comercios a establecer precios minoristas a niveles determinados, aceptables por funcionarios del gobierno, con base en diversos factores, como costos de producción y gastos desde las materias primas hasta la mano de obra.

“Las decisiones sobre los precios serán completamente discrecionales”
, advirtió Luis Vicente León, director de la firma encuestadora venezolana Datanálisis, en una conferencia de prensa el sábado.

Se anticipa que el proyecto será aprobado por la Asamblea Nacional en algunas semanas. Representantes de la mayor cámara empresarial de Venezuela han manifestado preocupación de que el proyecto reduzca más los márgenes de ganancia ya sometidos a amplia vigilancia del gobierno, y que regulaciones más estrictas puedan llevarlos al borde de la quiebra.

Las nuevas regulaciones “no tienen mucho sentido”

“Una aplicación contundente de esa ley traerá consecuencias incluyendo menos productos en los mercados y menos inversión”, agregó León.

“Se debe entender que la Ley de Costos y Precios Justos no es un evento nuevo en Venezuela, se ha analizado esta medida como si estuviéramos fundamentalmente hablando de algo renovador, pero en la mayorí­a de los periodos en Venezuela hemos tenido controles muy parecidos a lo que realiza este Gobierno”, destacó.

Apuntó que el Gobierno siente que debe controlar al sector privado pensando que el incremento de precios se debe al acaparamiento, así­ busca “culpables”, pero esto no es la base del problema. Según León, la verdadera base es la restricción de ofertas, incapacidad para la producción y para colocar los productos en el mercado.

Desde 1980 hasta 2011, “siempre inmediatamente después de los procesos de control de precios es cuando se han generado los peores momentos de inflación en Venezuela”, detalló Luis Vicente León poniendo como ejemplo lo ocurrido desde la época de Luis Herrera, después de la Conacopresa de Jaime Luisinchi y luego, durante el PVP de Rafael Caldera.

“Decir en este momento que la gran oferta para resolver el problema de la inflación y el problema de los precios va a ser un mecanismo de control de precios cuando el gobierno tiene ocho años y cinco meses en un mecanismo de control de precios que ha tenido como consecuencia un incremento de la inflación, parece que no tiene mucho sentido al menos desde el punto de vista teórico”, sentenció.

En cuanto al desabastecimiento, dijo que hay tres eventos que contribuyen a explicarlo: el control de precios, el control de cambio y la elevada inflación. “Si uno no consigue un producto en el mercado, eso se considera un precio infinito, es decir, se saca al consumidor de los productos”.

Inflación y escasez

La inflación anual ascendió al 27% el año pasado, y muchos economistas anticipan que los precios al consumidor subirán este año. Los precios de los alimentos aumentaron el 33,7% durante los doce meses que concluyeron en marzo, muy por encima del aumento promedio del 7,7% de la región globalmente, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO.

Mientras Chávez suele atribuir los aumentos de precios a especuladores inescrupulosos, muchos economistas dicen que los gastos irrestrictos de su gobierno están alimentando la inflación, y otros crí­ticos sostienen que las polí­ticas del gobierno que han reducido la producción nacional en medio de una creciente importación oficial de alimentos y otros productos básicos son responsables de los aumentos de precios.

Los venezolanos han enfrentado esporádica escasez de alimentos como leche, aceite de cocina, azúcar, carne vacuna, pollo y otros productos, incluso tampones y algunos medicamentos. Cuando los productos desaparecen de los comercios, los vendedores callejeros suelen ofrecerlos a mayor precio, ignorando los controles oficiales de precios.

En un informe difundido el viernes, el grupo de estudio Ecoanalí­tica, con sede en Caracas, advirtió que la legislación podrí­a fomentar la corrupción entre las autoridades responsables de hacer cumplir las nuevas reglas que se proponen evitar que los comerciantes acaparen productos y se cree un mercado negro.

Con información de AP