Revelan que la mitad de los consumidores que van a comercios socialistas no consiguen alimentos

Foto: Reuters / Carlos Garcí­a/ Archivo

En la mayorí­a de los establecimientos comerciales del paí­s escasean el aceite de maí­z y el vegetal, la leche en polvo, la carne de res, el queso blanco duro, la margarina y el azúcar.

Hoy en dí­a las amas de casa le tienen que dar gracias a Dios si consiguen aceite“, expresó el presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, al presentar los resultados de la encuesta de percepción de abastecimiento, realizada en junio, y el último monitoreo semanal de escasez.

Para 49,9% de la población, el desabastecimiento de alimentos es responsabilidad del Gobierno y las polí­ticas económicas que restringen la producción y la oferta de artí­culos de consumo masivo.

El mercado venezolano de alimentos es inestable, irregular y con graves fallas en el inventario de productos, tanto en marcas, variedad como en presentaciones

“El consumidor sabe que en la medida en que hay más controles de precios hay menos productos. Tenemos 8 años y 5 meses de control de precios y las amas de casa sólo han visto más inflación y más escasez de alimentos. Si se impone esta nueva Ley de Costos y Precios de forma estricta, el efecto sobre el í­ndice inflacionario será aún mayor y con eso habrá más desabastecimiento”, alertó León.

El presidente de Datanálisis señaló que el mercado venezolano de alimentos es inestable, irregular y con graves fallas en el inventario de productos, tanto en marcas, variedad como en presentaciones.

El estudio revela que al cierre del 9 de agosto de este año el í­ndice general de escasez de 17 alimentos que tienen los precios controlados, como arroz, harina precocida, azúcar, leche en polvo, pastas, aceites entre otros, ­medido en 71 establecimientos comerciales­ se ubica en 19,1%, 10,1 puntos porcentuales por encima del indicador de agosto del año pasado, que cerró en 9%.

La mayor escasez de rubros se registra en los canales de venta del Gobierno como Mercal y Pdval, en los que la falta de productos se ubica sobre 50%. “La mitad de los consumidores que acuden a estas redes de comercios socialistas no consiguen los alimentos básicos que necesitan”, agregó León.

Igualmente, el í­ndice de escasez en las bodegas y abastos de barrios es de 30,9%; en supermercados independientes llega a 13% y en el comercio informal a 14,4%. Paradójicamente, en las redes de abastos Bicentenario (antiguos supermercados Cada y Éxito), que están en manos del Gobierno, la escasez es menor a 4,4% y en los supermercados privados 0,9%.

Más restricciones

Con la aprobación de la Ley de Costos y Precios, la percepción de desabastecimiento entre los consumidores en lugar de mejorar ha empeorado. Al cierre de junio, la percepción negativa de escasez registró un aumento de 11,4 puntos porcentuales en comparación con la medición que se realizó en noviembre.

De acuerdo con el estudio, 62,7% de los consumidores considera que el abastecimiento de alimentos ha empeorado y hay escasez en los lugares donde habitualmente realiza sus compras, mientras que 37% piensa lo contrario.

“Se comienza a percibir una fuerte preocupación de los consumidores, quienes creen que se agravará el desabastecimiento si el Gobierno no flexibiliza las regulaciones”, dijo León.

Un total de 53% de la población cree que el control de precios es una medida que causa desabastecimiento.

El 77% de la población manifiesta que el problema del desabastecimiento se soluciona con medidas concertadas entre el Gobierno

Luis Vicente León indicó que 77% de la población manifiesta que el problema del desabastecimiento se soluciona con medidas concertadas entre el Gobierno, los comerciantes y los productores privados de alimentos, que incentiven la oferta en lugar de imponer nuevas regulaciones, como las establecidas en la Ley de Costos y Precios.

La encuesta reveló que 72,9% de la población piensa que la escasez se agrava con la expropiación de agroindustrias y 69,8% percibe que la toma de tierras también crea desabastecimiento, al igual que las intervenciones de productoras agrí­colas y la expropiación de negocios.

León expresó que en los perí­odos en los que los precios de los rubros controlados han estado estancados, el í­ndice de desabastecimiento ha sido mayor, al igual que la inflación, porque los consumidores se ven obligados a pagar el doble por los productos en los mercados informales. Indicó que cuando se creó en el gobierno de Jaime Lusinchi la Conacopresa, la inflación llegó a 103,3%.

“La inflación actual supera 24% y si no se flexibilizan los controles tendremos una escalada de precios con profundización de la escasez“, concluyó León.

Por Katiuska Hernández
Ví­a El Nacional