Jefe del Banco Mundial advierte que mercados van a nueva zona de peligro

SIDNEY, ago 14 (Reuters) – La pérdida de la confianza de los mercados en el liderazgo económico en sitios clave como Estados Unidos y Europa junto a una frágil recuperación económica llevaron a los mercados a una nueva zona de peligro, algo que las autoridades deben tomar con seriedad dijo el domingo el jefe del Banco Mundial.

En la cena de la Sociedad Asiática en Sí­dney, Robert Zoellick agregó que la economí­a global viví­a una recuperación en diferentes velocidades, con los paí­ses en desarrollo como fuente del crecimiento y la oportunidad.

“Lo que ocurrió en las últimas semanas es que hay una convergencia de algunos eventos en Europa y Estados Unidos que llevó a muchos participantes del mercado a perder confianza en el liderazgo económico de algunos paí­ses clave”, indicó.

“Creo que estos eventos, combinados con algunas otras fragilidades en la naturaleza de la recuperación, nos han puesto en una nueva zona de peligro. No lo digo a la ligera… para que las autoridades lo reconozcan y tomen en serio por lo que es”, aseveró.

Zoellick señaló que el proceso de lidiar con el problema de deuda soberana y algunos de los asuntos competitivos en la zona euro tendieron a hacerse con un “retraso de un dí­a“, dejando a los mercados con el temor de que las autoridades podrí­an no estar adelantándose al problema ni avanzando en la dirección correcta.

“Esa (preocupación) se ha acumulado y estamos cambiando el drama por el trauma en muchos paí­ses de la zona euro”, indicó.

En Estados Unidos, Zoellick dijo que no habí­a temores de que la economí­a más grande del mundo enfrentara un problema inminente, pero “francamente, los mercados están acostumbrados a que Estados Unidos tenga un rol importante en el sistema y liderazgo económico”.

También agregó que los esfuerzos por reducir el gasto del Gobierno estadounidense hasta el momento se han enfocado en el gasto discrecional en vez de programas como la seguridad social. “A menos que hagan un esfuerzo en esos programas, habrá un continuo escepticismo respecto al gasto a largo plazo”, dijo.

Zoellick señaló que aunque la confianza de los mercados fue afectada, el problema real es si esa desconfianza se extenderá a la confianza de las empresas y el consumidor, algo que aún no está claro.