Expertos proponen ley de economí­a social que regule el sector

La experiencia poco satisfactoria de las cooperativas y la necesidad de devolverles su verdadera función, llevó a un grupo de expertos y catedráticos de las universidades nacionales a elaborar una propuesta que incluye una ley orgánica de economí­a social.

El equipo, de economí­a social y cooperativismo, está integrado por los especialistas Oscar Bastidas Delgado, David Esteller Ortega, Nelson Freitez, Iñaki Gainzarain, José Rafael Hernández, Eduardo Matute y Carlos Molina Camacho.

Los autores indican que el Gobierno desdibujó la función de las cooperativas y de otros mecanismos de emprendimiento, por lo que la propuesta pretende rescatar estas asociaciones que bien administradas ayudan al bienestar de la población y a la superación de la pobreza.

Señalan el error del Ejecutivo al promover y manejar las cooperativas con la visión del proselitismo polí­tico, además de ofrecerlas como una panacea a los problemas económicos y productivos del paí­s.

Entre las causas del fracaso de muchas de estas iniciativas sociales, se menciona el uso improvisado de la fórmula cooperativa por el primer mandatario, cuando instruyó a los cí­rculos bolivarianos de crearlas sin un cronograma ordenado para su ejecución.

Igualmente están los gobernadores, alcaldes, directores de bancos oficiales y coordinadores afectos al oficialismo de las misiones como Vuelvan Caras, cuyo manejo polí­tico refleja la subestimación de los pobres y la manipulación de las comunidades.

El documento es un borrador de trabajo de consulta pública para que los actores involucrados y la ciudadaní­a aporten sus opiniones e ideas, con la finalidad de establecer herramientas que conduzcan a la instauración de polí­ticas públicas en pro de una economí­a social sustentable.

Por ello, consideran necesario que la Asamblea Nacional discuta y apruebe una legislación que incluya la creación de una nueva superintendencia encargada de normar, fiscalizar y hacer el seguimiento a las cooperativas y otras organizaciones como las EPS, empresas de producción social, registradas en cuanto a si cumplieron sus objetivos.

El informe señala que la Sunacop, actual superintendencia nacional de cooperativas, ha sido rebasada por la realidad, además de no contar con los recursos suficientes, pues el presupuesto asignado le ha impedido absorber eficientemente la expansión (más de 100%) del número de cooperativas desde 2001.

Por Ana Dí­az
Con información de El Nacional