Análisis Reuters: Repatriación del oro resalta la dependencia del paí­s en el metal

CARACAS, ago 18 (Reuters) – La sorpresiva decisión de Venezuela de repatriar las reservas internacionales de oro que mantiene en bancos de Estados Unidos y Europa, resalta la fuerte dependencia del paí­s en el metal y los riesgos que enfrentarí­a si caen sus precios.

El presidente Hugo Chávez dijo el miércoles que el Gobierno repatriará casi todos los 11.000 millones de dólares en reservas de oro que posee en el exterior, alegando que estarán más a salvo en casa que en paí­ses endeudados como Europa o Estados Unidos.

Caracas engrosó sus arcas gracias a la reciente escalada de los precios del oro, pero podrí­a quedar expuesta si los precios del meta caen. Y ello podrí­a tener implicaciones para el gasto gubernamental cuando Chávez busque ganar un nuevo mandato de seis años en el 2012.

Venezuela posee más del 60 por ciento de sus reservas internacionales en oro, cerca de ocho veces más que el promedio de Latinoamérica de poco más de un 8 por ciento y el doble de quien le sigue en la región, Ecuador.

Merrill Lynch dijo que si los precios del oro al contado retroceden a los niveles del 2008, de unos 850 dólares por onza, las reservas de Venezuela totalizarí­an 19.400 millones de dólares, o seis meses de importaciones, en lugar de los nueve actuales.

“Esto sugiere que los flujos de capital y de cuenta corriente no son sostenibles, incluso a los precios del petróleo que hemos visto en este tiempo”, dijo el banco en una nota, para agregar que una caí­da de los precios del crudo también reducirí­a las reservas en miles de millones de dólares.

“Dada la alta correlación entre los precios del petróleo y del oro, ese escenario no puede descartarse”, agregó.

El oro subió el jueves más de un 2 por ciento a un nuevo máximo histórico de más de 1.820 dólares por onza.

El Gobierno de Chávez también está transfiriendo unos 6.300 millones de dólares de reservas lí­quidas que mantiene en Estados Unidos y Europa a bancos de China, Rusia y Brasil.

Venezuela usa sus reservas, principalmente, para el pago de deuda y para financiar sus importaciones.

EN BUSCA DE DÓLARES

David Rees, de Capital Economics, dijo que si los precios del crudo Brent caen a 85 dólares por barril en el 2012, el Gobierno se verí­a forzado a reducir sus importaciones en un 8 por ciento del PIB, o unos 25.000 millones de dólares.

“Reducir las importaciones no es deseable con miras a una campaña electoral en la que el pobre estado de la economí­a ya ha golpeado la popularidad de Chávez”, dijo Rees.

“Entonces, parece más probable que tomen las reservas del banco central, vendan el oro y gasten los recursos en importaciones (…) Parece inevitable que habrá una búsqueda desesperada por dólares de cara a las elecciones del próximo año”, agregó.

En un anuncio relacionado, el presidente dijo que nacionalizará al sector aurí­fero, en un intento por incrementar sus reservas.

Venezuela, un miembro de la OPEP, paga los préstamos de China y Rusia con petróleo. Pero el paí­s ha estado emitiendo bonos a un ritmo más veloz en el último tiempo y los analistas creen que se podrí­a hacer más difí­cil cancelar esos créditos en los próximos años, en especial si el precio del petróleo cae.

Chávez aludió la posibilidad de que estados no amistosos con Venezuela busquen congelar las reservas del paí­s y puso como ejemplo a Libia, donde las potencias de Occidente congelaron los activos del lí­der Muammar Gaddafi y sus cercanos.

Algunos analistas especulan con que su gobierno también podrí­a estar preocupado por los pedidos para el uso de las reservas para pagar las compensaciones por una serie de nacionalizaciones en los últimos años, incluyendo a una serie de proyectos petroleros multimillonarios.

Por Daniel Wallis