Crónica AP: Venezuela diversificará sus reservas operativas

Foto: Prensa Presidencial / Reuters

CARACAS (AP) – Las autoridades financieras diversificarán las colocaciones de las reservas internacionales operativas, estimadas en unos 6.500 millones de dólares, para protegerlas de la coyuntura de los mercados internacionales, afirmó el jueves el presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), Nelson Merentes.

Las reservas internacionales totales de Venezuela cerraron para el 17 de agosto en 28.466 millones de dólares

El anuncio de la diversificación del portafolio de reservas internacionales operativas se da un dí­a después que el presidente Hugo Chávez acordó la repatriación de las reservas internacionales en oro que alcanza a 211,35 toneladas y que equivalen a unos 11.000 millones de dólares.

“Nosotros tenemos que buscar cuales son en este momentos estructuralmente y coyunturalmente los mejores sitios para tener nuestras inversiones”, dijo Merentes en un discurso que ofreció en la Asamblea Nacional al defender la decisión de diversificar las colocaciones de las reservas internacionales operativas.

El directivo indicó que los 6.500 millones de dólares que tiene Venezuela en reservas operativas se tienen que “repartir porque tampoco se puede poner en un solo banco porque es muy riesgoso. Se tiene que diversificar el portafolio”.

La declaración del directivo coincide con un informe que presentaron la semana pasada el ministro de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani, y Merentes al presidente Chávez en el que le plantearon la necesidad de realizar “una recomposición y reubicación de las reservas operativas en cuanto a instituciones y paí­ses, en un plazo máximo de dos meses”.

En el estudio, que filtró esta semana a la prensa un diputado opositor, se señala que “se está en proceso de transferir las reservas operativas a instituciones financieras y paí­ses como China, Rusia, Brasil, y otros paí­ses asiáticos y de América Latina”.

Venezuela tiene sus reservas operativas colocadas en operaciones de compra-venta de tí­tulos valores con el acuerdo de recomprarlos o revenderlos en el futuro en condiciones preestablecidas, en depósitos a 24 horas, en efectivo e instrumentos negociables del Banco de Pagos Internacionales (BPI) de Basilea, Suiza.

El grueso de las reservas operativas están en el BPI de Basilea donde están depositados 3.718 millones de dólares y el Barclays Bank de Inglaterra donde se mantiene 1.125 millones de dólares. El resto está repartido entre el BNP Paribas de Francia, el Deutsche Bank, JP Morgan, la Reserva Federal y el Banco Mundial.

Las reservas internacionales totales de Venezuela cerraron para el 17 de agosto en 28.466 millones de dólares.

La Asamblea Nacional realizó el jueves una sesión extraordinaria para discutir la decisión que anunció en la ví­spera el presidente Chávez de repatriar las reservas de oro.

Merentes defendió en el congreso el traslado de las reservas en oro al paí­s asegurando que la medida responde a una “prudencia financiera”.

El ex gerente de investigaciones del BCV y actual director de la Escuela de Economia de la Universidad Central de Venezuela, José Guerra, afirmó el jueves que el problemas no es el movimiento de las reservas internacionales en oro de un lugar a otro, sino qué “se va hacer con el oro”.

Guerra, quien es crí­tico del gobierno, dijo a la AP que el primer impacto de la medida se sentirá sobre “la percepción de riesgo del inversionista” debido a que las reservas en oro se están moviendo desde lugares como el BPI de Basilea o el Banco de Inglaterra a Venezuela donde estima que no existen suficientes controles.

“Esto va a afectar a la transparencia y va a afectar a Venezuela en términos de credibilidad en los mercados internacionales, que puedan afectar sustancialmente la capacidad de Venezuela para acceder al crédito”, indicó a la AP Diego Moya-Ocampos, analista de IHS Global Insight que tiene su sede en Lóndres.

Chávez anunció el miércoles que emitirá un decreto-ley de nacionalización de la explotación del oro.

El gobernante no precisó como funcionará la nueva legislación puesto que desde 1965 el Estado venezolano nacionalizó la explotación del oro, y a partir de 1977 el Ejecutivo se reservó para sí­ todos los derechos de extracción y obtención de oro en Venezuela, quedando ilegales las actividades de productores independientes y de libre aprovechamiento.

La empresa ruso-canadiense Rusoro Mining Ltd descartó el jueves que la medida de nacionalización del sector vaya a afectar las operaciones que mantiene en dos proyectos mineros y dijo en un comunicado que no ha recibido ninguna indicación del gobierno de cambio en sus actividades.