El Nacional: cada dí­a hay menos competencia y variedad de marcas en los comercios

Foto: Ronald Romero/ Noticias24 / Archivo

El número de marcas y presentaciones de productos por categorí­a se ha reducido ­desde enero de 2010 a la fecha­ cerca de 40% en los establecimientos comerciales del paí­s, como supermercados y tiendas de conveniencia, según el análisis de la firma Retail Audit, que estudia el comportamiento del mercado de consumo masivo.

“No se consigue la misma cantidad y variedad de champús, toallas sanitarias, pañales, cremas en el caso de productos de tocador. Y en alimentos la presencia de variedades de arroz, pastas y mayonesa es escasa”, dice Jean Marc Francois, gerente general de Real Audit y profesor de Mercadeo del Iesa, según un trabajo del diario El Nacional.

En un supermercado pequeño donde antes se manejaban 5.000 códigos de referencia de productos, ahora difí­cilmente llegan a 3.200.

“Hay una pérdida de la calidad de vida porque el consumidor no puede elegir el producto de su preferencia, se tiene que conformar con lo que encuentra”

En los grandes supermercados la oferta de rubros para la venta ha disminuido en aproximadamente 40% al pasar de 15.000 a 9.000.

“Hay menos competencia y los precios son más altos. Estamos en un mercado donde hay pocas opciones de selección para los consumidores. Una cadena de farmacias en Colombia hoy tiene el doble de surtido que en Venezuela, básicamente por las restricciones que hay debido al control de cambio y de precios”, señala.

Grandes fabricantes de alimentos, de cosméticos y de artí­culos de aseo han sido afectados por el control cambiario, que ha limitado la entrega de divisas para traer materia prima importada. La principal consecuencia de esta situación se observa en que la fabricación y la importación de rubros terminados se ha reducido a una o dos presentaciones por categorí­a de producto.

La falta de surtido en los mercados al detal ha hecho que los consumidores pierdan parte de la lealtad a ciertas marcas.

El presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, apunta que en las categorí­as de productos con precios elevados en las que se registra un abastecimiento irregular, la gente tiende a ser menos fiel a la marca. “Hay una pérdida de la calidad de vida porque el consumidor no puede elegir el producto de su preferencia, se tiene que conformar con lo que encuentra”.

El gerente general de Retail Audit dice que los altos precios de los productos de consumo masivo afectan también la decisión de compra de los consumidores. Indica que aunque el Banco Central de Venezuela refiera que el í­ndice de precios al consumidor anualizado se ubica en 25,1%, la medición que se obtiene entre un comercio y otro indica que los consumidores llegan a pagar hasta 40% más por los productos que no están regulados.

“La mayorí­a de las cadenas de supermercados tiene problemas para gerenciar los precios de los productos que cambian constantemente. Hay diferencias de entre 40% y 60% entre una cadena y otra, la razón es que en muchos puntos de venta algunos rubros que no son de alta rotación pueden resultar económicos, pero en otros donde se venden más rápido, cuando llega la nueva mercancí­a el precio es superior”, señala Jean Marc Francois, también profesor del Iesa.

Para ver la nota completa de Katiuska Hernández en El Nacional pulse aquí­