Las Bolsas europeas se recuperan tras una semana negra

Foto: STEPHEN CHERNIN / AFP

LONDRES, 22 agosto 2011 (AFP) - Las Bolsas europeas se recuperaron este lunes tras una semana negra, tratando de dejar de un lado la preocupación sobre la situación económica en Estados Unidos y las dudas sobre el sector bancario en Europa.

“Estamos todaví­a en una zona de fuertes turbulencias donde las dudas sobre la solidez del sector bancario en Europa y la economí­a de Estados Unidos no han desaparecido”, explicó un analista parisino que pidió el anonimato.

No obstante, los inversores parecí­an haber recuperado el interés por el riesgo.

Después de haber abierto en rojo, las bolsas europeas, con excepción de Fráncfort, cerraron en verde, gracias en particular, al sector energético que se ha beneficiado de la situación en Libia.

Londres ganó 1,08%, Parí­s 1,14%, Madrid 1,87% y Milán 1,78%. Sólo la Bolsa de Fráncfort cedió 0,11%, después de haber llegado a subir un 2% a media jornada.

La semana pasada terminaron en rojo, al igual que Wall Street, hundidas por la revisión a la baja de las previsiones de crecimiento mundial y por los bancos.

“El fondo de mercado no ha cambiado desde la semana pasada” y “siguen manteniéndose todas las incertidumbres tanto a nivel macroeconómico como sobre riesgo soberano”, advirtió la analista financiera española Nuria Alvarez Añibarro.

Por eso, “con la volatilidad del mercado y la sobreventa que hemos tenido no deberí­a ser extraño asistir a cierto rebote o jornadas de consolidación de las bolsas, que podrí­a ser lo que ha ocurrido hoy”, advirtió.

Es que el contexto no ha cambiado en los últimos dí­as. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) anunció este lunes que el crecimiento del PIB en sus 34 paí­ses miembros fue del 0,2% en el segundo trimestre, contra el 0,3% el anterior, con lo que el PIB interanual de la zona Ocde creció 1,6% en el segundo trimestre, frente al 2,4% del anterior.

Se trata del “cuarto trimestre consecutivo de desaceleración del crecimiento”, advirtió la Ocde.

La nota tranquilizadora vino este lunes de Berlí­n, donde el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schí¤uble, aseguró que no habí­a señales de recesión visibles en Alemania, por lo que el PIB deberí­a terminar el año con un crecimiento del 3%, pese a que en el segundo trimestre los resultados fueron peor de lo previsto, con un crecimiento del 0,1%.

Su ministerio también revisó a la baja la previsión de déficit público a 1,5% del PIB en 2011, pese a que en abril fue del 2,5%.

Los bancos franceses, particularmente afectados en las últimas semanas, volvieron a cerrar en rojo después de operar en alza la mayor parte del dí­a.

Société Générale, que ha perdido cerca de la mitad de su capitalización bursátil desde el 1 de enero, fue el único que ganó 0,93%, mientras que BNP Paribas perdió 0,09% y Crédit Agricole 1,63%.

Este nerviosismo fue alimentado la semana pasada por varias informaciones que dejaban entrever falta de liquidez de los bancos europeos.

El oro acarició este lunes los 1.900 dólares, impulsado por su condición de valor refugio ante la preocupación por el estado de la economí­a mundial y la incertidumbre en el mundo árabe, y cerró en 1.877,50 dólares.

El euro perdí­a, por su parte, un poco de terreno frente al dólar: 1,4378 dólares frente a los 1,4398 del viernes, mientras que el precio del petróleo en Londres caí­a ante la perspectiva de que Libia vuelva a poner pronto crudo en el mercado.

El Brent de Londres perdí­a 1,51 dólares, a 107,11 dólares, mientras que en Nueva York, el “light sweet crude” (WTI) ganaba 15 centavos a 82,41 dólares.

Antes, las Bolsas asiáticas cerraron dispares. Tokio se dejó 1,04%, mientras Hong Kong logró revertir la tendencia y cerró con una subida de 0,45%.