Las Bolsas mundiales se recuperan tras una semana negra

Foto: Spencer Platt/Getty Images/AFP

Las Bolsas mundiales se recuperaron este lunes tras una semana negra, tratando de dejar de lado la preocupación sobre la situación económica en Estados Unidos y las dudas sobre el sector bancario en Europa.

La Bolsa de Nueva York terminó en leve alza, con los inversores manteniendo la prudencia antes del discurso del presidente de la Reserva Federal el viernes, en el que se espera el anuncio de nuevas medidas para reactivar la economí­a.

Dow Jones de Industriales, su principal indicador, terminó con un ascenso del 0,34% afectado por el arrastre del sector financiero ante la fuerte caí­da de Bank of America.

 Ese í­ndice, que agrupa a las 30 mayores empresas cotizadas de Estados Unidos, sumó esta primera jornada de la semana 37 puntos para terminar en 10.854,65 unidades, al tiempo que el selectivo S&P 500 subió un mí­nimo 0,03% (0,29 puntos) hasta los 1.123,82 enteros, y el í­ndice compuesto del mercado Nasdaq ganó el 0,15% (3,54 puntos) para terminar en 2.345,38 unidades.



En el lado de los avances del Dow Jones destacó durante toda la jornada Hewlett-Packard (3,6 %),

El parqué neoyorquino, que habí­a comenzado el dí­a con robustos avances en lí­nea con los mercados europeos y ante la perspectiva del final del conflicto libio, se fue desinflando a medida que se fue acercando el cierre de la jornada, afectado principalmente por el sector financiero, que terminó el dí­a con un descenso del 0,52 %.



Esos números rojos se debieron en gran medida a la caí­da del 7,89 % de Bank of America, que registró ese retroceso después de que el diario The Wall Street Journal afirmase que las negociaciones para terminar con las investigaciones de las autoridades sobre el papel de los grandes bancos durante la crisis hipotecaria están estancadas.



Otras entidades financieras que terminaron en números rojos fueron Goldman Sachs (-4,7 %), JPMorgan Chase (-2,74 %), Citigroup (-2,65 %), Morgan Stanley (-2,06 %) y Wells Fargo (-2,01 %).


La caí­da de Goldman Sachs se produjo además un dí­a en el que se publicó que el consejero delegado de esa firma, Lloyd Blankfein, ha contratado a un prominente abogado defensor, lo que despertó especulaciones sobre el motivo de esa decisión. 

En el lado de los avances del Dow Jones destacó durante toda la jornada Hewlett-Packard (3,6 %), que después de anunciar la semana pasada que planea separar su división de ordenadores personales dio a conocer hoy un nuevo modelo de su ordenador “All-in-One”, dirigido a empresas, el HP Compaq 8200.



Otros mercados

“Al mercado le cuesta recuperarse”, constató Mace Blicksilver, de Marblehead Asset Management.

“Tuvimos coberturas de posiciones al inicio de la sesión”, que sostuvieron los í­ndices, “pero ninguna noticia entusiasmante como para alentar a nadie a comprar acciones. Por mi parte, pienso que es muy posible que el mercado baje de manera significativa”, advirtió.

Las plazas latinoamericanas terminaron mixtas: Sao Paulo cerró estable (-0.01%), México subió 1,38%, Bogotá ganó 0,79%, pero Santiago bajó 0,41%.

En Europa, los inversores parecí­an haber recuperado el interés por el riesgo.

Después de haber abierto en rojo, las bolsas europeas, con excepción de Fráncfort, cerraron en verde, gracias en particular, al sector energético que se ha beneficiado de la situación en Libia.

“Con la volatilidad del mercado y la sobreventa que hemos tenido no deberí­a ser extraño asistir a cierto rebote o jornadas de consolidación de las bolsas, que podrí­a ser lo que ha ocurrido hoy”

Londres ganó 1,08%, Parí­s 1,14%, Madrid 1,87% y Milán 1,78%. Sólo la Bolsa de Fráncfort cedió 0,11%, después de haber llegado a subir un 2% a media jornada.

“Estamos todaví­a en una zona de fuertes turbulencias donde las dudas sobre la solidez del sector bancario en Europa y la economí­a de Estados Unidos no han desaparecido”, explicó un analista parisino que pidió el anonimato.

La semana pasada las bolsas mundiales terminaron en rojo, hundidas por la revisión a la baja de las previsiones de crecimiento global y por los bancos.

“El fondo de mercado no ha cambiado desde la semana pasada” y “sigue manteniéndose la incertidumbre tanto a nivel macroeconómico como sobre riesgo soberano”, advirtió la analista financiera española Nuria Alvarez Añibarro.

Por eso, “con la volatilidad del mercado y la sobreventa que hemos tenido no deberí­a ser extraño asistir a cierto rebote o jornadas de consolidación de las bolsas, que podrí­a ser lo que ha ocurrido hoy”, advirtió.

Y es que el contexto no ha cambiado en los últimos dí­as. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) anunció este lunes que el crecimiento del PIB en sus 34 paí­ses miembros fue del 0,2% en el segundo trimestre, contra el 0,3% el anterior, con lo que el PIB interanual de la zona OCDE creció 1,6% en el segundo trimestre, frente al 2,4% del anterior.

Se trata del “cuarto trimestre consecutivo de desaceleración del crecimiento”, advirtió la OCDE.

La nota tranquilizadora vino este lunes de Berlí­n, donde el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schí¤uble, aseguró que no habí­a señales de recesión visibles en Alemania, por lo que el PIB deberí­a terminar el año con un crecimiento del 3%, pese a que en el segundo trimestre los resultados fueron peor de lo previsto, con un crecimiento del 0,1%.

Su ministerio también revisó a la baja la previsión de déficit público a 1,5% del PIB en 2011, pese a que en abril fue del 2,5%.

Los bancos franceses, particularmente afectados en las últimas semanas, volvieron a cerrar en rojo después de operar en alza la mayor parte del dí­a.

“Estamos todaví­a en una zona de fuertes turbulencias donde las dudas sobre la solidez del sector bancario en Europa y la economí­a de Estados Unidos no han desaparecido”

Société Générale, que ha perdido cerca de la mitad de su capitalización bursátil desde el 1 de enero, fue el único que ganó 0,93%, mientras que BNP Paribas perdió 0,09% y Crédit Agricole 1,63%.

Este nerviosismo fue alimentado la semana pasada por varias informaciones que dejaban entrever falta de liquidez de los bancos europeos.

El oro acarició este lunes los 1.900 dólares, impulsado por su condición de valor refugio ante la preocupación por el estado de la economí­a mundial y la incertidumbre en el mundo árabe, llegando a 1.897,90 dólares hacia las 19H50 GMT.

El euro perdió, por su parte, un poco de terreno frente al dólar: 1,4356 dólares frente a los 1,4398 del viernes, mientras que el precio del petróleo en Londres cayó ante la perspectiva de que Libia vuelva a poner pronto crudo en el mercado.

El Brent de Londres perdió 26 centavos, a 108,36 dólares, mientras que en Nueva York, el “light sweet crude” (WTI) ganó 1,86 dólares a 84,12 dólares.

Antes, las Bolsas asiáticas cerraron dispares. Tokio se dejó 1,04%, mientras Hong Kong logró revertir la tendencia y cerró con una subida de 0,45%.