Wall Street lucha por interrumpir racha bajista de las últimas cuatro semanas

Nueva York, 22 ago (EFE).- En otra sesión volátil y falta de datos macroeconómicos de relevancia en Estados Unidos, Wall Street luchó hoy por comenzar la semana en terreno positivo y tratar de interrumpir así­ la racha bajista que ha predominado en el parqué neoyorquino durante las pasadas cuatro semanas.

A pesar del marcado ánimo comprador del inicio de la jornada, que produjo robustos avances superiores al punto porcentual en las primeras horas de cotizaciones, finalmente la principal referencia de Wall Street, el Dow Jones de Industriales, moderó las subidas hasta el 0,34 %, para cerrar en 10.854,65 puntos.

Ese leve ascenso no fue suficiente para que el Dow Jones recuperase la barrera psicológica de las 11.000 unidades, perdida con la fuerte caí­da del 3,68 % del jueves pasado.

Más ligeros fueron aún los ascensos con los que terminaron la jornada los otros dos principales í­ndices del parqué neoyorquino: el selectivo S&P 500 apenas subió el 0,03 % y el í­ndice compuesto del mercado Nasdaq frenó los avances hasta el 0,15 %, pese al ascenso del 0,53 % del sector tecnológico, el que más subió esta jornada en Wall Street.

Pese a lo moderado de esas subidas, los de este lunes suponen los primeros cierres en positivo del parqué neoyorquino en dos dí­as y suponen un comienzo de semana en números verdes después de que el Dow Jones haya encadenado ya cuatro descensos semanales consecutivos.

Los sólidos avances del inicio de esta jornada se debieron en gran medida a las noticias que provení­an de Libia, donde el conflicto que azota el paí­s desde hace meses parece llegar a su fin después de que los rebeldes hayan tomado la casi totalidad de Trí­poli.

A pesar de que la caí­da del régimen de Muamar el Gadafi puede suponer una pronta restauración de los suministros libios de petróleo, prácticamente interrumpidos desde el inicio del conflicto el pasado febrero, el Petróleo Intermedio de Texas para entrega en septiembre terminó con un avance del 2,26 %, hasta los 84,12 dólares por barril.

También habí­an alimentado los ascensos del inicio de la jornada los números verdes con los que terminaron las principales plazas financieras de Europa, Madrid cerró con una subida del 1,87 %, Milán del 1,78 % y Parí­s del 1,14 %, que dieron así­ un respiro a las pérdidas de la semana pasada.

El sector tecnológico también habí­a influido en esos sólidos avances, liderado por Hewlett-Packard, que subió un 3,6 % un dí­a en el que dio a conocer un nuevo modelo de su ordenador “All-in-One”, dirigido a empresas, el HP Compaq 8200, tan solo unos dí­as después de que desvelase que planea separar su división de ordenadores personales.

Esa decisión no habí­a sido muy bien recibida en el parqué neoyorquino, que respondió el viernes al anuncio con un desplome del 20 % en las acciones del lí­der mundial de PC’s.

Hacia el ecuador de la sesión en Wall Street los avances se vieron moderados una vez más por el sector financiero, que ha sido el más zarandeado estas semanas por la volatilidad que se ha hecho con el parqué neoyorquino.

En esta ocasión el responsable fue Bank of America, el mayor banco por activos de Estados Unidos, que se desplomó el 7,89 % un dí­a en el que el diario The Wall Street Journal afirmó que las negociaciones para terminar con las investigaciones de las autoridades sobre el papel de los grandes bancos durante la crisis hipotecaria están estancadas.

Tampoco ayudó que Wells Fargo rebajase el objetivo de precio de las acciones de Bank of America, al tiempo que Goldman Sachs cayó el 4,7 % después de que se publicara que su consejero delegado, Lloyd Blankfein, ha contratado a un prominente abogado defensor, lo que despertó especulaciones de todo tipo.

Una jornada más ante la falta de certidumbre en el parqué neoyorquino el gran ganador fue el oro, que brilló una vez más al encadenar su sexto récord histórico consecutivo (cerró en 1.891,9 dólares la onza) y rozar la importante barrera psicológica de 1.900 dólares, que los expertos dan por descontado que sobrepasará próximamente mientras prosigue la volatilidad en Wall Street.