Libia honrará contratos petroleros adjudicados por Gadafi

Foto: AFP Photo

DUBAI, ago 24 (Reuters).- El Gobierno rebelde libio honrarí­a todos los contratos petroleros adjudicados durante la era de Muammar Gaddafi, incluyendo los de empresas chinas, dijo Ahmed Jehani, un alto representante de los rebeldes para la reconstrucción.

“Los contratos en los campos petroleros son totalmente intocables,” dijo Jehani a Reuters.

“Serán honrados todos los contratos legales, sean en el complejo de petróleo y gas o de contratistas (…) Tenemos contratos que fueron negociados (…) fueron licitados abiertamente (…) No hay dudas sobre la revocación de contratos”, agregó.

Un portavoz de la firma petrolera Agoco, en manos rebeldes, advirtió el lunes que empresas chinas y rusas podrí­an salir perdiendo por no apoyar la rebelión contra el histórico dominio de Gaddafi.

China instó el martes a los rebeldes libios a que protejan sus inversiones en el principal productor de crudo del norte de ífrica.

Jehani, que encabeza el equipo de reconstrucción de los rebeldes, dijo que las inversiones y la asistencia de China serí­an bienvenidas para ayudar a reconstruir el paí­s devastado por la guerra.

“No discriminamos”, dijo. “Habrá temas sobre cómo pagaremos por esto y si tendremos el dinero (…) Hay temas de capacidad en el sector no petrolero, en el sector petrolero no hay problemas”, agregó.

Jehani dijo que el costo de reparar las instalaciones petroleras dañadas serí­a un tema menor que los desafí­os técnicos para revivir la producción en los yacimientos petrolí­feros tras meses de parálisis.

La Opep no reducirá su producción de crudo ante reinicio bombeo en Libia

Los miembros de la Opep en el Golfo Pérsico no reducirí­an la producción de petróleo en las etapas iniciales del reinicio del suministro de Libia, ante la incertidumbre sobre el tiempo que tomará una recuperación significativa del bombeo, dijo el miércoles un delegado del grupo.

Mientras Muammar Gaddafi abandona Trí­poli y los rebeldes aclaman el fin de su mandato, la Opep y las compañí­as petroleras evalúan las implicancias de un reinicio de los suministros libios, que fueron reducidos casi en su totalidad durante el conflicto.

Volúmenes adicionales de crudo de Arabia Saudita y otros miembros de la Organización de Paí­ses Exportadores de Petróleo del Golfo Pérsico han ayudado a compensar la pérdida de producción. El delegado del golfo no vio la necesidad de un recorte inmediato del bombeo una vez que Libia lo restablezca.

Tras haber ofrecido barriles adicionales de petróleo sin esperar una decisión formal de la Opep, los paí­ses del Golfo Pérsico recortarí­an su producción lentamente si deciden que hay demasiado crudo en el mercado.

“Veremos cuando restablezcan del todo la producción. Y luego, la Opep verá si eso afecta los precios o las existencias y después tomará la decisión correcta”, refirió el delegado.

No podemos decir ahora lo que hará la Opep“, agregó.

El grupo exportador no tomarí­a una decisión hasta su próxima reunión en diciembre, sugirió el delegado.

Los miembros de la Opep en el Golfo Pérsico elevaron sus suministros después de que otros paí­ses incluyendo Irán, naciones africanas y Venezuela bloquearon una propuesta de Arabia Saudita en el último encuentro de la Opep en junio para elevar sus cuotas de bombeo.

Esto impulsó la producción de la Opep a más de 30 millones de barriles por dí­a (bpd) en julio, el mayor nivel este año, según estimaciones del grupo, lo que contrarresta por completo la pér dida de suministros de Libia.

Libia producí­a 1,6 millones de bpd antes de que estallara el conflicto, casi un 2 por ciento del suministro de crudo mundial.

Ejecutivos y analistas petroleros sostienen que parte de la oferta de crudo podrí­a reanudarse en cuestión de meses si la paz logra establecerse en ese paí­s, mientras que alcanzar los niveles de bombeo vistos antes de la guerra podrí­a tomar un año o más.

Cualquier decisión de recortar la producción también dependerí­a de los precios del petróleo. El crudo Brent cotizaba el miércoles en unos 110 dólares por barril, un valor que es demasiado alto para considerar una reducción de suministros, precisó el delegado.