Reuters: Consumidores alemanes pesimistas por temor ante recesión global

BERLIN, ago 25 (Reuters).- La confianza del consumidor alemán cayó levemente con vistas a septiembre, según un sondeo divulgado el jueves, hasta alcanzar un mí­nimo de 10 meses, ya que la crisis de deuda de la zona euro y los temores a una nueva recesión en Europa y Estados Unidos pesaron sobre sus expectativas.

La cifra se sumó a los signos de que el crecimiento en la mayor economí­a de Europa se está moderando.

El í­ndice sobre las perspectivas futuras de la confianza del consumidor del grupo de estudios de mercado GfK bajó por tercer mes consecutivo a 5,2 con vistas a septiembre desde una cifra revisada a la baja de 5,3 en el mes anterior. La lectura de agosto habí­a sido informada originalmente en 5,4.

El subí­ndice de expectativas económicas del consumidor del sondeo GfK se hundió a 13,4 desde 44,6 en el mes anterior. Sin embargo, un sub-í­ndice de la disposición de los consumidores a comprar subió marginalmente debido a un sólido mercado laboral.

“El empeoramiento de la crisis de deuda, así­ como la brusca baja de los mercados accionarios globales, está solo impactando ligeramente la confianza del consumidor actualmente”, dijo GfK en un comunicado.

El cuadro doméstico extremadamente positivo, con un desempleo en baja e ingresos en alza, está siendo contrarrestado por estos factores negativos”, agregó.

La cifra de septiembre estuvo en lí­nea con un sondeo de Reuters.

La economí­a alemana ha sido la de mejor desempeño en el mundo industrializado desde el fin de la crisis financiera del 2008 y ha sido el soporte de la zona euro.

Su tasa de desocupación ha caí­do a su menor nivel desde la reunificación alemana de hace dos décadas, en un 7 por ciento, lo que ha impulsado la tradicionalmente cautelosa confianza del consumidor germano.

“Las señales extremadamente positivas del mercado laboral con la perspectiva de mejores ingresos son el motor a considerar para la confianza de los alemanes en este momento”, comentó GfK, que resaltó que la crisis de deuda de la zona euro también estaba alentando a los alemanes a gastar más que a ahorrar.

“Muchos ciudadanos están preocupados por la estabilidad de la moneda y por tanto invierten su dinero en compras que aprovechen su valor más que a ahorrar para un dí­a tormentoso”, dijo GfK.

La economí­a alemana creció solo un 0,1 por ciento en el segundo trimestre respecto a los tres meses previos tras una expansión del 1,3 por ciento en el primero.

“Los ciudadanos temen que la economí­a alemana sea infectada por la debilidad mundial si el panorama para las exportaciones se oscurece considerablemente“, dijo GfK.