Ramí­rez dice que el conflicto libio podrí­a desestabilizar el mercado petrolero

Foto: AFP Photo / archivo

CARACAS (AP) — El ministro venezolano de Energí­a, Rafael Ramí­rez, afirmó el miércoles que la Organización de Paí­ses Exportadores de Petróleo (OPEP) sigue de cerca la situación en Libia para tomar decisiones oportunas ante los factores que generan inestabilidad en el mercado petrolero.

Venezuela es uno de los principales miembros de la OPEP, que integran trece paí­ses, incluyendo a Libia

La acción de derrocar a Moamar Gadafi “introduce un factor adicional de inestabilidad al mercado petrolero mundial porque los grandes paí­ses consumidores que claman por estabilidad en el mercado, no ven que a la misma vez introduce inestabilidad en los grandes paí­ses productores”, dijo Ramí­rez en declaraciones a la estatal Venezolana de Televisión.

“Ya tuvimos la experiencia de Irak, cuyos resultados han sido desastrosos”, resaltó.

Indicó que de momento no esta planteada una reunión extraordinaria de la OPEP para atender este tema, y tampoco un alza en la producción. “Por ahora no se justifica”, manifestó.

“Estamos monitoreando e incluso con otros ministros de la OPEP para tomar las decisiones más adecuadas”, indicó el ministro, quien recordó que la situación de Libia ya ha sacado del mercado 1.500.000 barriles de producción de petróleo desde que se inició el conflicto.

Venezuela es uno de los principales miembros de la OPEP, que integran trece paí­ses, incluyendo a Libia.

Las perspectivas de un pronto fin a la guerra civil en Libia aumentaron las expectativas de que ese paí­s pueda reanudar de manera gradual su extracción de petróleo, que alcanzaba 1,6 millones de barriles diarios antes de la crisis. Sin embargo, los cálculos difieren en cuanto al tiempo que tardará esa reanudación, desde unas semanas hasta un año.

El presidente venezolano Hugo Chávez, quien se considera amigo del lí­der libio, ha rechazado con vehemencia las acciones militares internacionales y descartó en la ví­spera que vaya a reconocer un gobierno distinto al de Gadafi.