Desabastecimiento de cabilla sigue generando inconvenientes en el sector construcción

Foto: Miguel Gutiérrez / AFP Photo / archivo

La crisis por las fallas en el suministro de materia prima para la construcción como el cemento y la cabilla, sigue generando inconvenientes, retrasos y gastos extraordinarios a decenas de personas, fábricas y empresas del ramo.

En un recorrido realizado por el equipo reporteril de El Impulso reseñó, que conseguir los insumos necesarios para cualquier obra civil por pequeña o grande que sea, es dificilí­simo por no decir imposible.

Los comerciantes del área ferretera en el oeste de la ciudad, sostienen que la situación se presenta desde julio del año pasado y que ha empeorado en los últimos meses.

“Es cuesta arriba que la Siderúrgica del Turbio cumpla con los despachos a los negocios pequeños, medianos y tiendas por departamento. Tenemos más de un año y medio esperando se regularice la venta del material de hierro, pero la excusa es que el gobierno tiene prioridad“, acusó un comerciante que prefirió el anonimato.

Otro de los encargado de una ferreterí­a en la intercomunal Florencio Jiménez, testimonió que la cabilla de media y tres octavo no se consigue desde julio del año pasado. Este material, agregó. se utiliza necesariamente para construir apartamentos, casas de dos plantas, encofrados, edificios y las llamadas vigas de arrastre.

Muchos de los negocios sólo están expendiendo la cabilla de nueve milí­metro, que es más delgada, pero que sólo se usa para levantar paredes, cercas, pero no para construir platabanda y otras obras de envergaduras.

En lí­neas generales, los consultados, coincidieron en señalar que tanto el cemento como la cabilla, la están comercializando directamente con los consejos comunales y obras desarrolladas por el gobierno nacional, regional y local.

La cabilla que se consigue actualmente en el mercado, según Aurelio González, regente de un negocio de venta de material de construcción, es la de 9 milí­metro, a un precio de 30 bolí­var por unidad.

Por Nolberto Herrera
Con información de El Impulso