Refinerí­as operan 25% por debajo de su capacidad

Foto: AFP PHOTO/Juan BARRETO

La exportación de productos refinados cayó 316.000 barriles diarios en 12 años, mientras que la empresa Citgo recibe 42% del volumen de crudo que requieren sus instalaciones de paí­ses distintos de Venezuela.

El volumen de crudo procesado en las refinerí­as del paí­s ha caí­do 8,2% en 12 años. En 1998, en los seis complejos que Petróleos de Venezuela tiene en el territorio nacional, se procesaba un promedio diario de más de 1 millón de barriles y para el cierre del año pasado bajó a 969.000 barriles diarios, nivel semejante al que tuvo en el 2009.

Ese volumen indica también que está 25,5% por debajo de la capacidad de refinación que existe en el paí­s, como consecuencia de atrasos en las inversiones, sobre todo en el complejo de Paraguaná y en menor medida en las plantas de El Palito, Bajo Grande, en el estado Zulia, Puerto La Cruz y San Roque en Anzoátegui. La tendencia a la baja se refleja también en la exportación de productos refinados por Pdvsa. En ese perí­odo se registra una disminución de 38,8%.

De acuerdo con los reportes de Pdvsa hace 12 años las tres cuartas partes del volumen de exportación estaban representadas por despachos de crudo y el restante por productos refinados, cuyo precio de comercialización es más elevado. Esa intención de subir la comercialización foránea de combustibles se enfrenta al creciente consumo interno, y por eso la proporción hoy en dí­a es de 80% para los crudos y 20% para los productos.

“El Estado venezolano y Pdvsa han tenido que sacrificar exportaciones por consideraciones polí­ticas y sociales”, indica Mazhar Al-Shereidah, profesor del posgrado de Hidrocarburos de la Universidad Central de Venezuela. “La emergencia en el sector eléctrico ha obligado a incrementar el consumo de productos en el paí­s y a eso se suma la creciente demanda de gasolina por el elevado subsidio, que se mantiene por temores de que se repita una situación de disturbios similar a la de 1989 con el Caracazo”, agrega.

Con información de El Nacional