Obama no cuenta con las mejores condiciones para su plan de empleos

Foto:REUTERS/Larry Downing

WASHINGTON (AP) — El presidente Barack Obama, maniatado por recortes presupuestarios y el lí­mite de la deuda federal, se preparaba para anunciar un nuevo paquete de creación de empleos, pero con pocas herramientas a su disposición para estimular la economí­a y reducir el desempleo.

Como mí­nimo, el plan del Presidente exhortará al Congreso a que extienda los actuales recortes de impuestos a las nóminas y los pagos por desempleo, destinar dinero a nuevos proyectos de construcción y ofrecer incentivos a las empresas para que contraten a más trabajadores.

Los economistas dicen que ello eliminarí­a algún lastre para la economí­a y mantendrí­a el status quo, pero no serí­a suficiente para darle un nuevo impulso.

El plan del Presidente, que será anunciado en un discurso la semana próxima, será mucho menos ambicioso que el estí­mulo de 825.000 millones en 2009, aprobado cuando la economí­a se estaba contrayendo y el desempleo era de 8,2%. Ahora la economí­a está creciendo muy lentamente, pero el desempleo es casi un punto porcentual más alto, de 9,1% en julio.

Los economistas que favorecen una intervención gubernamental en la economí­a estiman que requerirí­a un paquete de al menos 300.000 millones de dólares para evitar un retroceso y aún más para impulsar la economí­a.

Esa es una tarea sumamente difí­cil para un presidente que enfrenta un Congreso dividido en el que los republicanos, que demandan austeridad fiscal, rechazan la noción de que infusiones de dinero del contribuyente a corto plazo pueden alentar la recuperación.

Incluso sin una oposición republicana, un nivel tal de gastos acercarí­a al gobierno a su nuevo lí­mite de la deuda antes de las elecciones de 2012, algo que Obama está decidido a evitar.

El discurso del Presidente va a preparar el escenario para el debate económico en el Congreso. Un supercomité tiene la tarea de encontrar al menos 1,5 billones de dólares en reducciones del déficit.

Como parte de su plan económico, Obama piensa proponer aún más reducciones para ayudar a costear sus iniciativas de empleos.

La economí­a débil, que ha dejado a millones de estadounidenses sin trabajo y amenaza los ahorros de otros millones, es el mayor obstáculo para la reelección de Obama. Defender convincentemente sus programas económicos va a ser el foco durante los 18 meses restantes de su término.

“Nuestro principal reto como nación sigue siendo cómo lograr que la economí­a crezca más aceleradamente”, dijo Obama el lunes. “Esa es nuestra misión urgente”.