El desabastecimiento puede durar hasta 2 años si no hay cambio de polí­ticas


Con un cambio de polí­ticas el desabastecimiento podrí­a durar 1 año, pero si se continúa con las mismas, podrí­a durar más, y en el caso de los ciclos largos, (carne, leche, pollo, hortalizas) se podrí­a prolongar unos dos años. Lo dice el Presidente de Coindustria Eduardo Gómez Sigala en una entrevista exclusiva de Lisa Robles.

El presidente de Conindustria, Eduardo Gómez Sigala, nos advierte que cuando empezó este gobierno existí­an en la nómina de su gremio, 12 mil empresas y han cerrado 6 mil, la pérdida de empleo ha sido de 100 mil plazas de trabajo en estos 9 años, además no se han creado nuevos empleos, aunque el sector ha tenido un crecimiento del 7 % en el 2007 y se espera para el 2008 una reactivación similar.

Gómez Sigala expuso también, en esta entrevista exclusiva de Lisa Robles, los alarmantes problemas que hay con la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) que no asigna las divisas con la celeridad debida, lo que es uno de los factores del desabastecimiento que se extenderá por un año por lo menos según sus pronósticos.

También destacó el fracaso del modelo de cogestión así­ como la paralización de los créditos industriales.

Perspectivas para el 2008

– ¿Cuáles son las perspectivas de la industria para el año 2008 en materia de crecimiento, empleo, entre otras cosas y cuál fue la reactivación para el año 2007?
-Para el año 2008 la actividad industrial se mantiene en la misma tendencia que vení­a del año pasado. Las empresas están trabajando a sus máximos niveles de capacidad o a niveles altos de su capacidad instalada, siempre y cuando los insumos y los recursos que se requieren para su actividad estén disponibles.

La industria como usted ya conoce en Venezuela se redujo a la mitad, el parque industrial a partir del año 2004 se redujo al 50% y las industria que han permanecido han ido incrementando su capacidad productiva. Sin embargo no ha sido suficiente su oferta de bienes, porque siguen siendo las mismas con respecto al abastecimiento del paí­s.

De manera que yo dirí­a que las perspectivas para este año siguen siendo muy parecidas a las que hoy tenemos, es el mismo número de industrias, realmente el crecimiento del número de industrias ha sido relativamente bajo con respecto a partir de la disminución significativa que se inició a partir del año 1999, del año 2000 y estas industrias están teniendo los problemas que hemos señalado.

– ¿Pero la industria creció o decreció el año pasado y el 2008 como se espera?
-El año pasado tuvo crecimiento si no me equivoco fue de 7%.

– ¿Y este año cuanto se espera?
-Bueno todo depende de si hay el suministro de insumos, pero la tendencia deberí­a ser que tuviera un crecimiento parecido a ese 7% del año pasado.

– ¿Cuánto significa eso en aporte para el Producto Interno Bruto total?
– El aporte del sector industrial ha sido históricamente de 17% no hay crecimiento.

– ¿Ese aporte no deberí­a estar en unos niveles más altos?
-Es el más alto de los sectores, sin embargo pudiera estar mucho más elevado si aquí­ en Venezuela hubiese incentivos a la producción industrial.

– Pero me dicen que en los paí­ses industrializados es más elevado el aporte al PIB del sector
-Sin duda, en los paí­ses industrializados, ese es el principal aporte, en Venezuela el ingreso petrolero es uno de los factores fundamentales y la verdad que en el paí­s con el parque industrial que tenemos sigue siendo un aporte moderado, deberí­a ser mucho más significativo del que tenemos aquí­.

Más de 100 mil empleos menos

– Ud habla de que han cerrado muchas empresas a partir del año 2004 para acá lo que significa que se han perdido muchas fuentes de trabajo, ¿cuántos empleos se han perdido en realidad?
-En el momento pico de disminución se tení­an 150 mil empleos de los cuales se pueden haber recuperado unos 50 mil en los últimos años, directos. Lo que quiere decir que hoy en dí­a, desde el momento en que empezaron las polí­ticas actuales, la pérdida es muy superior a los 100 mil empleos directos.

Claro está no solamente no hay que planificar las pérdidas de empleo, sino los empleos que han debido generarse por el crecimiento de la demanda y que hoy en dí­a se está satisfaciendo básicamente con importaciones. Ese es el grave problema que tenemos en el paí­s hoy, que esa industria no ha crecido más, porque aquí­ no ha habido un incentivo a la producción interna y a la manufactura y el crecimiento de las industrias ha sido muy restringido, eso es lo que a veces hemos criticado, que probablemente se estén creando empleos en los paí­ses de los cuales estamos importando.

– Ese problema de ausencia de incentivos a la producción nacional pasa por lo que son las inversiones que requiere el sector industrial?
-Eso pasa por muchos aspectos, lo primero es que sea una actividad que tenga una retribución adecuada para las inversiones y eso va en contra de todo lo que son las regulaciones y los controles que se le han impuesto incluyendo el congelamiento de precios que se ha impuesto al sector.

Y por otra parte estamos hablando de que en Venezuela una de las cosas que más ha afectado las nuevas inversiones es la inseguridad jurí­dica y el tema de este cuestionamiento a la propiedad privada que tanto daño le ha hecho a las inversiones.

Reformas permanentes

– Ud dice que hay un problema con los insumos y el control de precios, sin embargo el Ejecutivo ha hablado de una posible flexibilización al control de precios, se entiende que no es total, pero…¿en qué medida se podrí­a beneficiar la industria?
Todo lo que sea en un marco de la reducción de las regulaciones y una eliminación de ese sesgo que le han impuesto al sector industrial, pudiera significar algo. Pero al final del proceso, estas son reformas que deberí­an ser permanentes, lo que no estamos viendo nosotros es que estos ajustes, son coyunturales que probablemente tengan más un interés electoral, un interés puntual para resolver un problema que se les ha presentado de desabastecimiento y no un cambio de polí­ticas.

Mientras no se perciba que hay un cambio de polí­ticas permanente las inversiones van a seguir estando restringidas.

– El presidente de Fedeindustria dijo que se podrí­a crear un banco de insumos porque uno de los problemas que aqueja a la industria es precisamente el de los insumos.
-Esos proyectos primero no se han cristalizado y en segundo lugar yo tengo mis dudas con programas de esa naturaleza porque hoy en dí­a la burocracia, la ineficiencia de los organismos existentes en el Estado nos hace presagiar que instituciones como estas vengan a ser más eficientes.

Al final del proceso, ese banco de insumos termina siendo un centro de corrupción y de comisiones a la hora de ser el proveedor y comprador de materia prima. No hay nadie más eficiente que el propio gerente de una planta el que hace las gestiones de compra. Entonces en la medida en que se le de espacio y libertades para operar su negocio, posiblemente la eficiencia va a estar allí­ mejor reflejada que cualquiera de estos pasos burocráticos.

Y Cadivi?

– Tengo entendido que ustedes abarcan a las grandes industrias, las medianas industrias y las pequeñas industrias, también las de alimentos forman parte de Conindustria y existe un grave problema de desabastecimiento y el problema con Cadivi es que no está suministrando suficientes divisas lo que trae problemas agudos cuando el desabastecimiento de productos es bastante serio para el paí­s.
-La industria de alimentos tiene los problemas que tiene los otros sectores a pesar de que alimentos y el sector farmacéutico han sido los que mayor agilidad se le ha dado a los trámites. Sin embargo, en general las empresas han tenido un proceso bastante más lento que en épocas anteriores en las cuales Cadivi estaba fluyendo con mayor celeridad y eso es lo que ha llevado a que las industrias tengan niveles más bajos de inventarios y los problemas de escasez en la cadena, porque al final del proceso de lo que se trata es de hacer compras en el exterior cuando sean necesarias con la mayor eficiencia.

En la medida de que estas cosas se tardan el problema de la apertura en las cartas de crédito, el problema del financiamiento, de las garantí­as ello se traduce en muchas trabas. De hecho para estos dos sectores precisamente salió la resolución esta la semana pasada que le exonera del cumplimiento de algunos trámites, como son las solvencias, algunos pasos a través de Cadivi para poder agilizar.

Si no hubiese problemas de retardo esta medida no se hubiese lanzado. Evidentemente el gobierno reconoce que inclusive en este sector ha habido una lentitud por la serie de trabas, exigencias que le han impuesto y por eso no han podido hacer las compras con la urgencia del caso, más ahora que hay una carencia de productos.

– Y esa lentitud en la entrega de divisas por parte de Cadivi no ha traí­do precisamente el desabastecimiento, porque muchos de esos alimentos son importados, esa falta de este organismo de entregar las divisas ha ocasionado probablemente esta situación
-Por supuesto aquí­ los dos factores de desabastecimiento es que en el paí­s no se está produciendo la oferta de bienes suficiente para atender la demanda creciente y el crecimiento de la población, porque son las mismas empresas trabajando a su niveles máximos de capacidad., en primer lugar.

En segundo lugar el abastecimiento de los insumos del campo, los productos primarios también han ido disminuyendo, vemos que la oferta de huevos, de pollo, de maí­z, aceite, en fin de todos los insumos que se producen en el paí­s ha ido disminuyendo y eso por supuesto forma parte de la cadena industria, son los insumos básicos para el procesamiento industrial y por supuesto el tema de las importaciones, no estro cosa que trámites que pasan por una estructura de Estado burocrática y que al final del proceso depende de la agilidad o la velocidad que ellos quieran imponer.

Hay otros problemas también que el paí­s está dependiendo más de las importaciones y el crecimiento de la demanda ha sido mucho mayor y a nivel internacional los productos se han ido encareciendo, la oferta de bienes a nivel internacional se ha disminuido, se ha encarecido y ya no es tan fácil conseguir los insumos como se conseguí­an a los inicios de este gobierno, que pensaban que por el ingreso petrolero í­bamos a poder comprar todas las cosas que se necesitaban. Hoy en dí­a se ha demostrado que los paí­ses requieren de un abastecimiento interno en proporciones mucho más elevadas que tiene Venezuela.

Eso obliga a un cambio de polí­ticas de incentivar la producción nacional.

Sobre el desabastecimiento
– ¿Usted cree que ese desabastecimiento se prolongue por cuanto tiempo?

-Se va a prolongar por un tiempo bastante largo, ¿por qué? Porque para poder satisfacer la totalidad de abastecimiento…primero que hay una cadena de rezagos y estas cosas no son fáciles de normalizar porque hay una demanda retrasada que hay que ir actualizando.

En segundo lugar las importaciones tendrí­an que crecer de una manera muy significativa para poder saturar el mercado de esa oferta, lo que significa con unos costos muy elevados y por otra parte la recuperación de la producción interna pasa por una revisión de las polí­ticas, en el sentido de precios y por supuesto por lo menos para que haya una recuperación en algunos de estos rubros estamos hablando de un año. Los ciclos agrí­colas tienen ese tiempo

Los ciclos biológicos de las crí­as, de los rebaños, de la producción en el campo requieren por lo menos de un año, pensando de que si se cambian las polí­ticas y se genere los incentivos para que la gente siembre, cultive, incorpore más pollos a las granjas y más rebaños a la producción.

Es decir con un cambio de polí­ticas el desabastecimiento podrí­a durar un año, pero si se continúan con las mismas polí­ticas podrí­a durar más, como muchos especialistas en el área agroalimentaria han dicho que en el caso de los ciclos largos, (carne, leche, pollo) hasta los cortos (hortalizas) se podrí­a prolongar dos años.

Nosotros estamos tratando de ser generosos, no tan alarmistas. Evidentemente recuperar esos ciclos así­ como el deterioro ha sido de varios años, la recuperación es igualmente lenta, pero pudiéramos decir que en el transcurso de un año, si se toman las polí­ticas correctas, pudieran darse sí­ntomas de una recuperación.

Y sobre el cierre de empresas?

– Ud ha dicho que la mitad de las empresas del 2004 para acá han cerrado por lo tanto la capacidad instalada de la industria se ha incrementado. ¿Cuánto es la capacidad instalada que tiene la industria actualmente?
-Medir la capacidad instalada con cifras es difí­cil. La capacidad instalada no te la puedo decir son muchos rubros y no la hemos medido la capacidad instalada. La capacidad utilizada y la capacidad instalada de cada uno esta hablándose de que se encuentra cercana a un 80%, que son niveles muy altos de utilización.

Capacidad instalada de un paí­s no lo podemos medir porque no hay como medir la producción total o la capacidad instalada total con la demanda, pero la realidad de que las industrias existentes, los niveles de utilización son muy altos, cercano a un 80%.

Ud me ha dicho que muchas empresas han cerrado, ¿cuantas empresas en total han cerrado en todo lo que va de este gobierno?
-La gran industria son 636, la industria mediana son 1.879 y la pequeña industria 4.723.

-¿Esperan más cierre de industrias para este año?
-No aquí­ está el ciclo de las empresas. Estábamos cuando empezó este gobierno cercanos a las 12 mil industrias, eso fue cayendo hasta llegar a las 5 mil 900, casi 6 mil, quiere decir que disminuyo el parque industrial a la mitad. Para simplificar de 12 a 6. De 12 mil a 6 mil industrias y ha habido una recuperación en estos últimos años a raí­z del crecimiento de la demanda y de la actividad económica de un 10%.

Expropiaciones e inversión

– Vemos que el gobierno ha tomado muchas industrias, precisamente industrias de alimentos para según ellos ponerlas a producir, eso no ha afectado las inversiones, el clima en el sector industrial?
-Por supuesto ese ha sido uno de los sectores que ha hecho más daño porque entre otras cosas mantiene el paí­s en zozobra de que el gobierno va a expropiar, va a intervenir, va a regular, a controlar y a militarizar. Todas esas cosas que se han venido utilizando en esos términos.

Pero la realidad es que hay ciertamente hay algunas empresas en las cuales planteo un programa de reconversión, de modelos de cogestión y estos modelos han fracasado. No hay una sola de esas industrias que pueda mostrarse al paí­s como un modelo de éxito.

Todas o están paralizadas o nunca han llegado arrancar o han fracasado porque han tenido que inyectarle varias veces su capital o estas son empresas que no han tenido éxitos, uno de ellos es el caso de las cooperativas y ayer veí­amos que el 67% de las cooperativas no están operativas.

Entonces es un modelo que sin la menor duda ha fracasado, no solamente por las empresas que ha gestionado directamente, sino porque se ha creado mucha confusión y un ambiente muy negativo a las nuevas inversiones, a la gente que quiere hacer sus proyectos para que se le garantice la propiedad.

– Pero precisamente el jefe de Estado en su programa Aló Presidente, pone ejemplos de una industria que presuntamente no estaba produciendo y ahora si, como dando a entender de que el modelo funciona.
-La realidad es que si el modelo hubiese funcionado han debido aportarle mucho más producción al paí­s que las empresas tradicionales que han están operando en Venezuela durante muchos años y que tienen una gerencia que ha demostrado éxito a pesar de las dificultades que ha puesto el gobierno.

Las únicas que han estado aportando a la producción son las que siempre han existido, lo que llaman las empresas tradicionales. Las industrias que han estado operando en el paí­s durante muchos años y que tienen una gerencia que ha demostrado éxito a pesar de las dificultades que ha puesto el gobierno.

Sobre los programas esos en muchos casos ha salido evidenciado de que en estos programas se presentan anuncios como en el caso de Quibor recientemente que no son los resultados que allí­ se muestran, sino que son parte de una propuesta o de un planteamiento dominical que no tiene nada que ver con la realidad de lo que está ocurriendo.
Créditos industriales

– En cuanto a los créditos industriales, ¿como está el flujo de recursos para la industria?
– Muy paralizados porque las tasas han subido significativamente y desde hace ya varios meses, los bancos no han estado otorgando créditos por las razones de liquidez que está viviendo el paí­s.

Ese es un tema que viene afectando a todo el sector productivo y probablemente sea un factor que afecte a la economí­a este año porque conocemos el aparato productivo el año pasado se movió por muchos financiamientos, mucho crédito al consumo y ahora en la medida de que estos créditos se han frenado, probablemente la demanda de bienes va a ser menor.

– ¿Eso está afectando verdaderamente la industria?
-Sin duda, todas esas cosas afectan y esto que acabamos de ver en el Táchira, este esquema en el cual ahora el gobierno quiere decidir una especie de racionamiento que es lo que viene ahora, realmente es bien alarmante. Porque ahora el gobierno quiere decidir con la Guardia Nacional cuanto es lo que se consume en el Táchira para que las empresas demanden solamente lo que allí­ se consume.

Eso al final del proceso significa un control de lo que es la actividad comercial en cada uno de estos estados. Estamos empezando con los estados fronterizos, pero estamos hablando de un esquema que quisieran trasladar a otros estados donde se enví­e nada más lo que allí­ se va a consumir.

A final de cuentas significa un proceso de racionamiento y por otra parte una Guardia Nacional que arbitrariamente termina decomisando camiones y transportes y por lo tanto muchos empresarios o muchos comerciantes se abstendrán de enviar mercancí­as a estas zonas generándole grandes dificultades a estos estados que se van a ver muy dañados por esta polí­tica oficial.

Rentabilidad afectada

– A pesar de que ustedes tienen su actitud y sus propias ideas, serí­a factible un encuentro con el gobierno para dialogar sobre los problemas de la industria y estos problemas irlos solventando de manera progresiva, para que se entienda la gravedad de la situación.
– Nosotros estamos dispuestos a reunirnos, los ministros que nos han solicitado los planes, las estrategias, las propuestas de Conindustria se lo hemos enviado, pero ya esos ministros que no están en el gabinete. Pero después se quedan en el tintero y no se concretan en acciones.

Nosotros siempre hemos estado abiertos a mandarles esas propuestas al gobierno, se lo hemos enviado no hemos tenido respuesta. La polí­tica del gobierno durante estos años ha sido no reunirse con los sectores porque probablemente su estrategia va dirigida más a exportar que a producir en Venezuela.

-Las ganancias de la banca son enormes, la industria, a pesar de ver mermado su parque industrial a la mitad, según lo que usted ha dicho, las ganancias del sector han sido suficientemente productivas para lo que deben ser.
-La rentabilidad de la industria ha sido muy afectada por todos estos controles y estas regulaciones. Ahí­ la industria ha tenido niveles de ventas significativos, las empresas que se han mantenido operando, porque el año pasado ha sido un año de crecimiento, las ventas aumentaron y han tenido unos resultados beneficiosos para las empresas porque han estado vendiendo la totalidad de lo que producen, excepto esas empresas que han tenido los precios reguladas y por supuesto sus utilidades se han visto muy mermadas.

-¿Usted sabe cuál ha sido la ganancia de la industria para el año 2007?
-Las industrias no se miden en términos genéricos, las que son públicas, las que son privadas no la conocemos. No hay estadí­sticas por sectores, algunas empresas han reportado resultados buenos pero no conocemos el nivel de las utilidades.

Sin duda que fue un año de crecimiento y por lo tanto un año venta pero sin embargo a pesar de eso tenemos un paí­s con niveles de desabastecimiento significativos.

– ¿Cuántas industrias se requerirí­an en el paí­s para más o menos funcionar?
-Yo dirí­a que para empezar, deberí­amos tener las que tení­amos hace cuatro años, quiere decir el doble de las actuales y después habrí­a que acompañar el crecimiento del paí­s con el crecimiento de esas instalaciones. Recuperar el parque industrial a las 12 mil industrias que tení­amos en ese momento y que cada una podrí­a ir creciendo ir en sus capacidades para atender la demanda creciente.

– Finalmente ustedes ¿que solicitud le han hecho al gobierno en particular para que se mejore el sector industrial?
-Hemos planteado muchas cosas, muchas estrategias y muchos pasos previos pero el planteamiento de fondo aquí­ es que es un proceso de regulación. Es decir que todos estos controles de precios, controles de cambio, intervenciones, solvencias, regulaciones, trámites se tienen que simplificar.

Que opere la justicia cuando se cometen irregularidades, que el Estado tiene mecanismos para sancionar todo lo que sea contrabando, desabastecimiento que para eso nosotros estamos de acuerdo, pero no bajo la excusa de luchar contra el contrabando y el acaparamiento, se pueden poner a presionar e inhibir a las empresas de cumplir con sus propias tareas.

– El modelo de cogestión ha fracasado y para añadir más a esta debacle, los créditos industriales están paralizados
– Los controles de precios, controles de cambio, intervenciones, solvencias, regulaciones, trámites se tienen que simplificar
– Los industriales estamos dispuestos a reunirnos con el Gobierno