Demandas latinoamericanas contra Chevron arriesgan el clima de negocios de la empresa en la región

Foto: AP IMAGES / ARCHIVO

(Caracas, 12 de marzo – Noticias24).- Chevron está siendo demandada por 11.000 millones de dólares tras el derrame de 2.400 barriles de petróleo en costas brasileñas, por fiscales de ese país. Secuelas de otra marea negra, esta vez de mayor escala se vivió en el Golfo de México en el año 2010.

No sólo la compañía Chevron, segunda petrolera más grande de Estados Unidos, es flanqueada por abogados y demandas, George Buck, quien dirige su sucursal en Brasil y varios de sus colegas se preparan ante cargos penales que pesan sobre sus hombros.

Buck aceptó “toda la responsabilidad” por el derrame en Brasil, declaración considerada como admisión de culpabilidad por el fiscal federal Eduardo Santos de Oliveira .

Evidentemente no es un buen momento para Chevron y la crisis en Brasil, así como en Ecuador quien sentencia a la empresa por supuesto daño ambiental desde el año 2001 por millones de dólares, podrían poder en riesgo su cartera de inversiones en América Latina.

Sin embargo, la compañía sigue adelante con su más reciente proyecto en Brasil, pautado para comenzar el próximo año, el campo petrolero costa afuera de 140.000 barriles por día, en el que participará la petrolera estatal Petrobras.

Mark Gilman, analista de petróleo de Benchmark en Nueva York, indicó que “Chevron absolutamente no buscará un acuerdo por esta demanda”. En última instancia, dijo, los procesos contra Chevron en Ecuador y Brasil tienen pocas posibilidades de dañar gravemente sus finanzas.

Pero la importancia de la inversión latinoamericana para los Estados Unidos es resaltada por Ali Moshiri, presidente para América Latina y África de Chevron, exclamó que Sudamérica bombea el 12 por ciento de la producción mundial de petróleo y cuenta con más de un 30 por ciento del petróleo y gas, por esto no escatima esfuerzos para convencer a Chevron y los países de la región a trabajar en conjunto y con sus experiencias ayudar a las inversiones y mejorar las relaciones comerciales.

Éste hombre de 60 años, también les advirtió que el “vacío” dejado por las empresas estadounidenses en Venezuela podría ser ocupado por rivales chinos, rusos e iraníes, dejando ese importante ingreso en poder de otras potencias diferentes a Estados Unidos.

Venezuela posee reservas por 297.000 millones de barriles y Brasil busca convertirse en el tercer productor mundial casi triplicando la producción a alrededor de 7 millones de barriles y precisamente el grande Suramérica puede determinar el futuro de Chevron en la región, luego de que se conozcan los resultados los juicios podrían tomar tres años, y las apelaciones podrían extenderse una década.

Con informació de Reuters.