España “acepta” la nueva meta de déficit de 5,3% que le pide Bruselas

Foto: Reuters

(Bruselas, 13 marzo. AFP) - España aceptó la nueva meta de déficit de 5,3% del PIB para 2012, luego de que la zona euro flexibilizara el objetivo para ese país en este año a condición de que el gobierno de Mariano Rajoy llegue a un déficit de 3% en 2013.

“España está absolutamente comprometida con el ajuste presupuestario, con las reformas estructurales y desde ese punto de vista evidentemente esa recomendación va a ser aceptada por el gobierno español”, dijo el ministro de Finanzas español Luis De Guindos al llegar a una reunión con sus homólogos de la Unión Europea en Bruselas.

El ministro respondía así al pedido a España de sus socios de la Eurozona de alcanzar un déficit del 5,3% de su PIB, flexibilizando ampliamente la meta de 4,4% acordada con Madrid un año atrás, pero solicitando “un esfuerzo mayor” que el 5,8% planteado recientemente por el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy.

Durante la reunión del lunes del Eurogrupo “se reiteró el compromiso de España con la meta del déficit de 3% para 2013″, añadió De Guindos en una rueda de prensa.

Esa diferencia de cinco décimas implica que Madrid deberá emprender recortes en torno a los 35.000 millones de euros en diez meses, 5.000 millones de euros más de lo que preveía Rajoy, en medio de una recesión, un desempleo que supera a cinco millones de personas (23% de la población activa) y un creciente malestar social.

De Guindos aún no precisó dónde se harán los recortes adicionales necesarios para alcanzar la meta. “Hoy se discute en el parlamento lo que es el techo máximo de gasto y a partir de ahí se podrá incluir”, dijo.

Diez días atrás, Rajoy tomó por sorpresa a la Comisión Europea (CE) al anunciar al final de una cumbre europea en Bruselas, que el objetivo de déficit para España para este año sería de 5,8% en lugar del 4,4% prometido por el gobierno socialista anterior.

España argumenta que la meta de déficit del 4,4% fue pactada un año atrás en un contexto diferente. En aquel entonces se preveía un crecimiento de 2,3% para el país en 2012 y se pronosticaba cerrar el 2011 con un déficit de 6%.

Sin embargo, la CE pronosticó una recesión para la economía española este año de 1% y Rajoy anunció poco después de asumir el mando que el país cerró 2011 con un déficit de 8,5%.

La Eurozona “ha reconocido” que las circunstancias son distintas del momento en que España se comprometió a un déficit de 4,4%, aseguró De Guindos.

“Dado el compromiso importante de España con el 3% para 2013, había que revisar el camino”, explicó.

Rajoy recibió “una herencia mucho más complicada de lo que se había dicho en Bruselas”, dijo Guindos refiriéndose al gobierno socialista anterior.

Pero no todos los países de la Eurozona se mostraron flexibles con España, sobre todo los calificados con la máxima nota de solvencia triple A que rechazaron que el caso español sentara precedentes, pocos días después de ratificado el Pacto de Estabilidad y Crecimiento europeo (PEC).

“Tenemos que ser duros de manera que todos sepan que somos serios“, señaló la ministra austriaca Maria Fekter.

Los analistas creen que la Eurozona se toma muy en serio el caso español y no sólo por el tamaño de su economía.

“España se ha convertido en la gran prueba de fuego” para la Comisión y el Consejo Europeo, opinó Sony Kapoor, del centro de Reflexión Redefine..

La CE envió la semana pasada a España una misión de expertos para examinar las razones del desfase en 2011 de las cuentas españolas.

A Bruselas le provocó gran malestar el anuncio unilateral de la nueva meta de déficit por parte de Rajoy, calificándolo de “serio, grave”.

Incluso advirtió que “de ser necesario” se aplicaría el artículo 126 del Tratado europeo para el procedimiento por déficit excesivo, que contempla multas del 0,2 % del PIB para los infractores.