Wall Street sigue su avance imparable y el S&P 500 conquista los 1.400 puntos

Foto: Richard Drew / AP / Archivo

Nueva York, 15 mar (EFE).- Wall Street siguió hoy con su avance imparable y logró que el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, encadenara siete sesiones al alza y que el selectivo S&P 500 se hiciera con la simbólica cota de los 1.400 puntos por primera vez desde la caída de Lehman Brothers en 2008.

Los alentadores datos sobre la evolución del mercado laboral estadounidense, que cada día da nuevas señales de revitalización, y sobre el sector manufacturero de los estados del noreste del país, instalaron el optimismo entre los inversores neoyorquinos durante esta cuarta jornada de la semana.

El índice de referencia del parqué neoyorquino, que en los primeros minutos de la sesión no encontraba una tendencia clara, consiguió cerrar con un avance del 0,44 % o 58,66 puntos para colocarse en las 13.252,76 unidades, con lo que lleva siete días sin conocer lo que son los números rojos.

Las ganancias de Wall Street lograron además que el selectivo S&P 500, que reúne a 500 de las mayores empresas cotizadas de EE.UU., subiera el 0,6 % y cerrara por encima de los 1.400 puntos (a 1.402,6), una barrera psicológica que no conquistaba desde junio de 2008, antes de la bancarrota de Lehman Brothers.

Ese hito se produce tan solo dos días después de que el índice compuesto del mercado Nasdaq superara el nivel de las 3.000 unidades por primera vez desde la burbuja tecnológica del año 2000 y menos de un mes después de que el Dow Jones sobrepasara las 13.000 por primera vez desde mayo de 2008.

Así, los tres principales indicadores de Wall Street se encuentran a cotas desconocidas en años, lo que se produce al calor de múltiples noticias macroeconómicas que apuntan a la recuperación de la mayor economía del mundo.

En esta ocasión se conoció que las solicitudes de subsidio por desempleo bajaron en 14.000 y se situaron en 351.000 la semana pasada, con lo que se mantienen al nivel más bajo de los últimos cuatro años.

Además, el índice que mide la evolución del sector manufacturero en Pensilvania, Delaware y el sur de Nueva Jersey creció en febrero por quinto mes consecutivo, según el banco de la Reserva Federal de Filadelfia (Pensilvania).

La unión de esas cifras dejó en un segundo plano la preocupación que generó el aumento del 0,4 % del índice de precios de productor (IPP) en febrero con respecto al mes anterior, que supone el mayor incremento en cinco meses, impulsado por el encarecimiento del petróleo.

También influyó en el optimismo inversor que el gigante tecnológico Apple alcanzase por primera vez en su historia los 600 dólares por acción, sólo un mes después de haber tocado los 500 por primera vez y a falta de un día para que EE.UU. y una decena más de países pongan a la venta la tercera generación de su exitoso iPad.

Así, el parqué neoyorquino emuló las ganancias de las bolsas del Viejo Continente, donde por ejemplo Milán ganó el 0,85 %, París el 0,44 % y Madrid el 0,42 %.

El sector financiero fue el que más se beneficio del ánimo comprador de la jornada en Wall Street, con una subida en su conjunto del 1,24 % que vino determinada todavía por los resultados de las pruebas de estrés de la Reserva Federal de EE.UU., que aprobaron 15 de las 19 entidades que fueron analizadas.

Por ello, subieron Morgan Stanley (4,89 %), Bank of America (4,52 %), Citigroup (3,01 %) -ésta pese a que suspendió el examen-, JPMorgan Chase (2,57 %), Goldman Sachs (2,23 %), Wells Fargo (2,1 %) y American Express (1,02 %), entre otras.

El avance de Goldman Sachs se produjo a pesar de que el banco de inversión sigue envuelto en la polémica después de que uno de sus directivos dijera que la firma descuida los intereses de sus clientes y solamente busca el beneficio propio, lo que ha creado un agrio debate sobre la cultura empresarial de Wall Street