Alcasa espera recuperar su capacidad operativa este año “gracias a un crédito de China”

Foto: Archivo / Mibam

(Caracas, 19 mar Reuters) - La reductora estatal venezolana de aluminio, Alcasa, espera recuperar su capacidad operativa este año gracias a un crédito de China, dijo su Presidente, en un intento por retomar sus exportaciones vitales para diversos países de la región.

Tras una aguda crisis eléctrica que golpeó a las industrias de metales de Venezuela, y afectada por los bajos precios del aluminio, Alcasa, una de las mayores reductoras del mundo, tuvo que recortar al mínimo sus despachos a países como Brasil, Colombia y Ecuador.

“La orden del Gobierno es privilegiar el mercado interno, pero con el incremento de la producción se pueden satisfacer los compromisos internacionales”, dijo a Reuters Angel Marcano en una entrevista telefónica.

Un consorcio chino está inyectando 403 millones de dólares a la planta para la compra de materia prima y puesta en funcionamiento de dos líneas de producción que fueron desinstaladas por la crisis eléctrica que golpeó a las industrias venezolanas en 2010-2011.

“Con esta inversión Alcasa recupera su capacidad operativa”, dijo Marcano.

La crisis en la industria también obligó a la reductora a detener sus envíos de aluminio a futuro que tiene comprometidos con Glencore y Noble Mineral Resources, con sede en Hong Kong.

Sin embargo, Marcano cree que gracias a la inyección de los recursos de China -que Venezuela paga con petróleo- pronto podrán cumplir con sus compromisos.

Recuperación de a poco

Inaugurada en la década de 1960, Alcasa es la reductora de aluminio más vieja de Venezuela, pero una de las más grandes del mundo, con una capacidad instalada de 170.000 toneladas métricas de aluminio primario anuales.

Como parte de un programa de ahorro eléctrico Alcasa tuvo que desincorporar la mitad de sus celdas, llegando a producir apenas 69.300 toneladas el año pasado, el menor nivel en más de una década.

Este año, según Marcano, esperan superar las 70.000 toneladas, aunque hay trabajadores que dudan de la meta.

Asimismo, el presidente Hugo Chávez, que a pesar del cáncer buscará una nueva reelección en octubre, aprobó hace unas semanas recursos adicionales por 90,4 millones de dólares para garantizar la operatividad de la planta durante los próximos seis meses.

“Con esos 90,4 millones elevaremos la producción mensual a 7.000 toneladas métricas de aluminio primario a fin de año”, dijo Marcano.

Los contratos de Alcasa establecen que el producto debe tener un contenido de aluminio de 99,7 por ciento, pero en los últimos meses, según firmas locales la pureza ha sido menor, lo que ha puesto en jaque a los compradores de la reductora.

“Nosotros tenemos una producción de 4.500 toneladas al mes y tenemos pedidos por 20.000 toneladas mensuales. No creo que nuestro aluminio sea tan malo, ¿no?“, dijo Marcano.

Venezuela, uno de los 10 mayores productores mundiales de aluminio, comercializa el metal sobre el precio estipulado en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por su sigla en inglés) como medida para aminorar las pérdidas por el bajo costo del aluminio en los últimos años.

(Reporte de Diego Oré)