Fue la Asamblea Nacional quien expropió a Exxon Mobil sin indemnización

La “Ley sobre Efectos del Proceso de Migración a Empresas Mixtas” aprobada en octubre de 2007, por la AN, extinguí­a los convenios operativos de 1990, para aquellas empresas que como la Exxon Mobil no habí­an llegado a un acuerdo, y no suficiente con que la Ley por esta acción no contemplaba indemnización alguna, el artí­culo 3 señalaba que todos los intereses, acciones, participaciones, y derechos pasarí­an a Petróleos de Venezuela. Así­ lo publica la columna “Crack Financiero” que publica mañana Reporte

La crónica del desastre anunciado tuvo su inicio a principios de década de los años 90 del pasado siglo cuando Carlos Andrés Pérez realizó la nefasta “Apertura Petrolera” a las transaccionales internacionales en la Faja Petrolí­fera del Orinoco, donde con las grandes petroleras mundiales se hicieron los “Convenios Operativos” que brindaban concesiones de muy larga duración que recordaba al entreguismo petrolero de Juan Vicente Gómez, y lo mas seguro es que se hayan hecho bajo las leyes de un Estado extranjero, en todo caso tales convenios nunca fueron conocidos en detalle por la opinión publica nacional, haciéndose esa apertura con un grado de exacerbado hermetismo. Habrí­a que recordar que cosas como estas fueron las que hicieron que Hugo Chávez Frí­as se izará con el poder en 1998.

“Empresas Mixtas”

Los Convenios Operativos se establecieron en la Faja a través de fundaciones de compañí­as petroleras como Hamaca y Cerro Negro, en la primera se trataba de una asociación entre PDVSA, Chevron Texaco y Conoco Phillips, mientras que la empresa Petrolera Cerro Negro comenzaba sus actividades con un convenio operativo entre PDVSA, Bristish Petroleum y Exxon Mobil, es decir la crema innata del poder del oro negro internacional. Pasaron los años, diecisiete en total, y se anunció lo que podrí­a considerarse la segunda nacionalización del petroleo a través del Decreto Presidencial Nº 5.200 publicado del 26 de febrero de 2007, en donde los Convenios Operativos de la Faja del Orinoco pasarí­an a hacer “Empresas Mixtas”, donde la Corporación Venezolana del Petróleo u otra filial de Petróleos de Venezuela, serí­a la empresa con mayor participación de las nuevas empresas a crearse, a la cual debí­a corresponderle una participación mí­nima accionaria de 60%, estableciéndose los “ajustes económicos y financieros” que fueran procedentes, no obstante, el decreto dejaba un vací­o legal en torno al futuro de aquellas transnacionales que no quisieran participar como empresas mixtas, a la vez que se establecí­a un plazo de 4 meses para la negociación.

KPGM

Según el recién publicado “Balance de la Deuda Financiera Consolidada” de la estatal petrolera auditado por la KPGM, empresa auditora del cual nos referiremos mañana, PDVSA pagó en dos partes la totalidad del endeudamiento del antiguo convenio de asociación de Petrolera Hamaca, como parte del ajuste económico y financiero que se debí­a hacer, la primera, a través de un prepago inicial de US$ 400 millones, el dí­a 30 de noviembre de 2007, y la segunda por un pago de US$ 340 millones el 14 de diciembre de ese mismo año, para una cancelación total de US$ 740 millones, de los cuales el 70% fue pagado por PDVSA, y el 30% restante por la Chevron Texaco, de acuerdo al nuevo contrato de empresa mixta que habí­a sido aceptado por Chevron Texaco, pero rechazado por la Conoco Phillips, que era la tercera asociada en los convenios operativos de 1990. De la misma forma, en diciembre 2007, la gente de KPGM audita que Petróleos de Venezuela también cancelarí­a US$ 501 millones a través de bonos con vencimiento en los años 2009, 2020, y 2028, por el antiguo convenio operativo de Petrolera Cerro Negro, que fue aceptado por la Bristish Petroleum, mas no por la Exxon Mobil, en la nueva empresa mixta surgida denominada Petromonagas, PDVSA obtendrí­a el 83,33% de las acciones y el resto para la Bristish, quedando la Exxon como la guayabera!.

Entre las razones que llevaron a Exxon Mobil a no formar parte del nuevo acuerdo, esta su inconformidad por la indemnización ofrecida, Exxon sostiene que solamente en unas de sus inversiones iniciales de US$ 750 millones, esta valorada hoy en dí­a por US$ 2.300 millones. Por su parte el Ministro Ramí­rez, presidente de la estatal petrolera el dí­a viernes pasado sostuvo sin indicar cifras que las exigencias de Exxon se remontan a “un número bárbaro, más allá de lo que eso vale”, agregando que “Para eso que nos invadan de una vez”, de la misma manera el ministro también sostuvo que “es el único caso donde tenemos una situación claramente de conflicto”, ya que el conflicto con la Conoco Philips estarí­a a punto de solventarse.

Se “extinguirí­an”

Pero en esta triste historia quien vino a derramar el vaso de agua fue la Asamblea Nacional a través de la “Ley sobre Efectos del Proceso de Migración a Empresas Mixtas de los Convenios de Asociación de la Faja Petrolí­fera del Orinoco….” , publicada en la Gaceta Oficial Nº 38.785 del 8 de octubre de 2007 que traemos en el dí­a de hoy, ya que en el segundo párrafo del articulo 1 se sostiene que se “extinguirí­an” los convenios operativos para aquellos empresas que como la Exxon Mobil no habí­an llegado a un acuerdo en el tiempo concedido, y no suficiente con que esta absurda e inoportuna Ley por esta acción no contemplaba ningún pago de indemnización, el articulo 3 señala que todos los intereses, acciones, participaciones, y derechos pasarí­an a Petróleos de Venezuela, de esta forma Exxon que si bien es cierto mantení­a posiciones duras en sus negociaciones fue expropiada sin medio en el bolsillo!.

Monstruo de mil cabezas

Como era de esperarse Exxon Mobil recogió sus maletas y apeló al “Arbitraje Internacional”, que era una cláusula contentiva en los convenios operativos de los años 90 en casos de disputas, en donde espera respuesta, pero su poderí­o financiero internacional logró que una corte de New York en diciembre 2007 congelaran mas de US$ 300 millones de activos de PDVSA, mientras que otra corte inglesa lanzó una cautelar sobre que esta no podrí­a vender activos mas allá de los US$ 12.000 millones con un eminente embargo de los US$ 2.300 millones reclamados, agregado al hecho que también hizo su denuncia ante CIADI, organismo del Banco Mundial para arreglos de disputas internacionales. La poderosa empresa ha movido a sus multimillonarios socios y amigos no solo en los Estados Unidos e Inglaterra, sino en Holanda, Las Antillas, Rusia, y hasta en Arabia Saudita. Así­ no se pelea con un monstruo de mil cabezas, y menos quien fuera un antiguo socio. En este sentido si en la Faja del Orinoco, Exxon estaba “saqueando” la riqueza petrolera nacional, eso era lo que tení­amos que demostrar nosotros en un arbitraje internacional, donde fuéramos la victima, no al revés. Aquí­ no habrá otro camino que negociar y pagar!, vemos con nuestras antenitas de vinil la “cabeza gacha con pescuezo a punto de hojilla de verdugo” de los negociadores de Venezuela, cuyo gobierno demostró lo que es capaz de hacer y Exxon Mobil también!