HERRAMIENTAS

Caracas, 9 may (dpa) – A Venezuela le conviene una estrategia de arreglos negociados en los casos sujetos al arbitraje internacional por expropiaciones, dijeron hoy especialistas sobre una veintena de casos ventilados en el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (Ciadi), dependencia del Banco Mundial.

La directora del Centro de Conciliación y Arbitraje de la Cámara Venezolano-Americana de Industria y Comercio (Venamcham), Milagros Betancourt, y el asesor legal Hernando Díaz Candia indicaron que es posible una estrategia de arreglos a pesar de que Venezuela saldrá del Ciadi a finales de julio, después de haber denunciado el acuerdo.

En el Ciadi cursan unas 20 demandas contra el Estado por incumplimiento de contratos y estatizaciones, las cuales avanzarán hasta la sentencia y existen posibilidades de eventuales fallos desfavorables a la nación.

“A Venezuela le conviene una estrategia de arreglarse con los inversionistas”, dijo Betancourt, quien recordó que el gobierno convino con la cementera mexicana Cemex el pago de una compensación de 600 millones de dólares por la expropiación de sus instalaciones, después que la firma presentó su caso en el Ciadi.

La especialista señaló que retirarse del organismo no detendrá los casos ya presentados.

En un encuentro con corresponsales extranjeros en Caracas, la especialista señaló que retirarse del organismo no detendrá los casos ya presentados, que seguirán su curso hasta la sentencia.

Expuso que de 47 firmas afiliadas a la Venamcham que han sido expropiadas, sólo 10 recibieron el pago de compensaciones.

Por su lado, Díaz advirtió que el Estado de Venezuela podría enfrentar fallos adversos en los casos ventilados en el Ciadi, debido a que en algunos no se cumplieron los pasos legales para la expropiación, que incluyen una declaratoria de interés público, ni una justa y pronta compensación.

Indicó que existen estudios de instituciones financieras que estiman que de perder los arbitrajes Venezuela se vería en la obligación de pagar un monto que excedería el de las reservas internacionales, de unos 32.000 millones de dólares.

El fallo es de inmediata ejecución tras su anuncio. Si se pierden, hay un mecanismo para pedir la anulación del juicio, que tarda dos años más”, explicó.

Díaz dijo que ve como una alternativa positiva la creación de organismos regionales para tramitar arbitrajes, pero alertó que lo aconsejable es fortalecer los centros existentes dentro del sistema interamericano.

El arbitraje es un mecanismo neutral de solución de conflictos, que promociona el comercio, el intercambio y hasta la paz”, destacó.

Ya Venezuela obtuvo un fallo desfavorable de la Cámara de Comercio Internacional (CCI).

Ya Venezuela obtuvo un fallo desfavorable de la Cámara de Comercio Internacional (CCI) que sentenció a favor de la firma petrolera Exxon-Mobil por la nacionalización de un proyecto petrolero y condenó al Estado a pagar 908 millones de dólares.

La Exxon-Mobil presentó el mismo caso ante el Ciadi y la estadounidense Conoco-Phillips demandó una compensación de más de 30.000 millones por la estatización de otro proyecto petrolero.

La mayoría de las demandas fueron presentadas después de 2007, cuando el presidente Hugo Chávez se declaró socialista y comenzó una ola de nacionalizaciones de sectores que su gobierno considera estratégicos y piezas clave de su proyecto.

Entre los casos que esperan indemnizaciones están el fabricante estadounidense de envases de vidrio Owens-Illinois, la agropecuaria inglesa Vestey, la minera canadiense Cristallex, incluso el grupo siderúrgico argentino Techint.

Al formalizar el retiro del CIADI, el gobierno venezolano advirtió que la Constitución establece que los contratos finalizados que generen demandas deben ser decididos por los tribunales nacionales, desechando la intervención de la jurisdicción internacional.