HERRAMIENTAS
Foto: Noticias 24 / Archivo

(Caracas, 4 junio Reuters) .- La estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) dijo el lunes que detuvo la unidad de craqueo catalítico de la refinería El Palito, con una capacidad total de 146.000 barriles por día (bpd), por un mantenimiento programado que tomará 20 días.

“Con el objetivo de garantizar el óptimo funcionamiento de la unidad de craqueo catalítico fluidizado hasta su mantenimiento mayor, previsto para el tercer trimestre de 2014, se ejecuta a partir de este lunes una parada de planta en este complejo de conversión media”, dijo la estatal en un comunicado.

La firma especificó que se harán trabajos preventivos sobre el enfriador de gases y el sistema de válvulas deslizantes de la planta, que produce hasta 60.000 bpd de derivados livianos como gasolina y diésel, “para asegurar su funcionamiento, así como la continuidad operativa del centro energético”.

El circuito local de refinación de PDVSA, con más de 1,3 millones de bpd de capacidad total, ha superado este año las frecuentes paradas programadas y fortuitas que experimentó hasta 2011, pero aun así la exportación de derivados venezolanos no se ha recuperado significativamente.

La refinería El Palito sufrió problemas recurrentes el año pasado y en enero la unidad de craqueo tuvo que detenerse durante dos semanas para reparar el sistema de válvulas.

La estatal dijo que el resto de las unidades de El Palito seguirán funcionando normalmente y que el suministro de combustibles al mercado doméstico, que en los últimos meses ha tenido problemas puntuales relacionados con la falta de unidades de transporte, no se verá afectado por la detención.

La estatal prevé incrementar la capacidad de El Palito a unos 280.000 bpd, para lo cual ha recibido varios créditos de firmas japonesas, el último de ellos liderado por el Banco Japonés para la Cooperación Internacional (JBIC).

El complejo catalítico de Amuay, la refinería más grande del país con 645.000 bpd de capacidad, estuvo paralizado durante más de dos meses hasta finales de abril por un mantenimiento mayor planeado que se inició dos meses después de lo originalmente pautado y que requirió una inversión de 149 millones de dólares.