HERRAMIENTAS
Foto: EFE/Emilio Naranjo

(Madrid, 08 junio. EFE) La vicepresidenta del Gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguró hoy que “no hay una decisión tomada” sobre una eventual petición de un rescate europeo a la banca española.

En conferencia de prensa, Sáenz de Santamaría dijo que hay que esperar a conocer antes los informes independientes sobre las necesidades de capital y saneamientos del sector.

Hay que respetar el procedimiento y esperar a conocer la cifra que den los valoradores. Una vez que se conozca la aproximación a las cifras, el Gobierno revelará su decisión al respecto”, subrayó la vicepresidenta.

Se refería a los informes que el Gobierno ha encargado a dos firmas consultoras y cuatro auditoras sobre el déficit de capital y de provisiones que acumula la banca, y que se conocerán a lo largo de junio y julio.

A ellas se unirá el informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre la economía española que se publica el próximo lunes, y que también contendrá una cifra de necesidades de recapitalización del sector.

Preguntada insistentemente por los periodistas sobre si se podía descartar una petición de rescate para este fin de semana -tal como publicó una agencia informativa internacional- la vicepresidenta se limitó a insistir en la necesidad de esperar a que se conozcan los informes.

Gobierno español anuncia una tercera ronda de saneamientos en la banca

La banca española se enfrentará a una tercera ronda de provisiones e inyecciones de capital cuando finalicen los análisis que están realizando firmas independientes sobre sus carteras crediticias, informó hoy el Ministerio de Economía.

Según esta fuente, será el Banco de España el que analizará el resultado de los trabajos de las consultoras y auditoras contratadas para calcular cuánto capital y provisiones adicionales necesitan los bancos españoles, para después exigirles estos saneamientos.

Las cifras finales se conocerán el 31 de julio y, hoy mismo, la Comisión Europea recomendó a España que espere a conocer los resultados de estas auditorías antes de solicitar un rescate europeo.