X

Economí­a

Trump estaría «contento» con nuevos aranceles a China si no hay avances en reunión con Xi Jinping

Foto: AFP

(Nueva York, 09 de junio. EFE) –El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, estaría «contento» de imponer nuevos aranceles a China si no ve avances en su próxima reunión con el presidente chino, Xi Jinping, según el secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin.

«El presidente tomará una decisión después del encuentro», dijo Mnuchin en una entrevista publicada este domingo por el canal CNBC.

Lea también: Temen desaceleración de la economía mundial por la guerra comercial entre EE UU y China

Trump y Xi tiene previsto reunirse a finales de este mes durante la cumbre del G20 que se llevará a cabo en Osaka (Japón) el 28 y 29 de junio.

Según el titular del Tesoro, Estados Unidos quiere asegurarse de que los dos países van por el «camino adecuado para un acuerdo» comercial.

«Si China quiere avanzar con el acuerdo, nosotros estamos listos para hacerlos en los términos que tenemos. Si China no quiere avanzar, entonces el presidente Trump está perfectamente contento de proceder con aranceles para reequilibrar la relación», avisó Mnuchin.

Trump y Xi se reunieron por última vez el pasado diciembre en Buenos Aires y, entonces, pactaron suspender subidas de aranceles mientras las dos partes intensificaban las negociaciones.

Tras varias rondas de contacto sin un acuerdo, en mayo EE UU anunció nuevas medidas comerciales y amenazó al país asiático con aún más castigos.

El Gobierno estadounidense ha insistido en que actuó así en respuesta a un intento chino de renegociar partes del acuerdo ya pactadas, algo que Pekín ha negado.

«Hicimos enormes progresos. Yo creo que el acuerdo estaba casi hecho al 90 %. China quiso dar marcha atrás en ciertas cosas«, defendió Mnuchin.

En la entrevista, el secretario del Tesoro se refirió también al choque entre los dos países a causa del veto de Trump a la tecnológica china Huawei por cuestiones de seguridad.

Mnuchin insistió en que la medida es únicamente una cuestión de «seguridad nacional» y no está vinculada con la guerra comercial.

Sin embargo, admitió que en caso de que las negociaciones comerciales avancen, Trump podría «hacer ciertas cosas con Huawei» si se siente cómodo con China y recibe ciertas garantías.