X

Economí­a

“Con el tiempo no será necesaria la existencia de las Casas de Bolsa”

Foto: Juan Carlos Neira, Archivo

El presidente de la Comisión Permanente de Finanzas, diputado Ricardo Sanguino, explicó que el Proyecto de Reforma de la Ley de Ilí­citos Cambiarios, que será sometida este martes a consideración de la Cámara, persigue combatir eficaz y categóricamente parte de la ola de especulación que está afectando el presupuesto familiar.

Agregó en primer lugar, que a través de la mencionada reforma, se prohibirá: que los medios de comunicación social sigan publicando información sobre el valor de las transacciones que se realizan con los bonos cambiarios y los tí­tulos valores.

“Lo que sucede es que los medios de comunicación comienzan a anunciar sobre estas transacciones, en consecuencia se crean muchas expectativas y se comienza a operar hacia el alza. Eso estará prohibido a efecto de corregir algunas transacciones que se vienen realizando en los tí­tulos valores”, precisó el parlamentario.

La razón es muy sencilla, las casas de bolsa se han convertido en unos escenarios donde se produce una gran ola especulativa.

Dijo que a raí­z de las medidas de ajuste cambiario el Gobierno estableció dos tipos de cambio, uno a 2,60 y otro a 4,30 mientras que el Banco Central de Venezuela comenzó a participar en las transacciones de los llamados bonos cambiarios.

“Las operaciones sobre los bonos cambiarios deben hacerse en 90 dí­as, pero mucho antes de ese perí­odo los operadores hacen negocios que están prohibidos puesto que al venderlos en valores superiores generan una ola especulativa sin precedentes en el paí­s”, expresó.

Se conoció, además, de acuerdo a lo declarado por el diputado, que a través de la Reforma de Ley de Ilí­citos Cambiarios, se prohibirá que las bolsas de valores continúen siendo operadoras o intermediarias en el mercado permuta.

“La razón es muy sencilla, las casas de bolsa se han convertido en unos escenarios donde se produce una gran ola especulativa. La exclusividad de estas operaciones descansará en la figura del Banco Central de Venezuela”, dijo al tiempo de recordar los casos más recientes de tres operadoras cambiarias que han sido intervenidas porque allí­ se produjeron estafas al público.

-Cuando usted dice que no están cerrando de manera definitiva las casas de bolsa, ¿a qué se refiere? ¿Será más adelante cuando las cierren de manera definitiva?

-Pudiera darse porque no será necesario su existencia. Recordemos que aún en el sistema capitalista, en la sede del capitalismo mundial, es decir, en Estados Unidos de Norteamérica el presidente Barack Obama está introduciendo reformas en el sistema financiero para que éstas se dediquen a lo que les corresponde, a la intermediación financiera, no a la especulación financiera ni a la adquisición de bienes.

Explicó que en Venezuela no existe inflación sino una variación en el í­ndice de precios de los bienes y servicios.

-Los sectores de la oposición critican permanentemente las medidas económicas adoptadas por el gobierno nacional, ¿qué opinión le merece ese tipo de señalamiento?

-El dí­a que Fedecámaras y Consecomercio digan que las polí­ticas económicas adoptadas por el gobierno revolucionario son muy buenas entonces no estamos en Revolución.

Luego de indicar que la regulación o administración de precios ha sido una de las medidas económicas más certeras que ha adoptado el gobierno nacional, explicó que en Venezuela no existe inflación sino una variación en el í­ndice de precios de los bienes y servicios.

“A mí­ no me gusta hablar de inflación, a mí­ me gusta hablar de variación en el í­ndice de precios de los bienes y servicios. Hay renglones dentro de la canasta básica de la población que son de carácter estacional y en la última medición que se realizó se logró determinar que los productos alimenticios que provienen de la agricultura tienen una alta incidencia en ese 5,2 que tuvimos recientemente y que es producto precisamente de la seguí­a”, explicó el parlamentario.

Romper las cadenas

Considera que para ponerle fin a la cadena de especulación que existe en el paí­s y que está afectando severamente el presupuesto familiar, el gobierno nacional tiene que lograr, entre otras cosas, romper la cadena de producción, distribución y comercialización.

“Por ejemplo, en el caso de la carne, los mataderos fijan un precio por cada res y luego los grandes monopolios de distribución fijan otro valor, no obstante, el carnicero le pone otro precio al producto y es por eso que el consumidor se ve en la obligación de pagar altos costos por este producto que es de primera necesidad. Además, el costo del transporte o flete también incide y así­ sucesivamente”, aclaró.

Agregó que la única manera de combatir esta situación es de la siguiente manera: 1) Incrementando la producción interna. 2) Con la creación de una Corporación de Importación e Importación Pública a efectos de ir eliminando esas agregaciones de valor en las distintas cadenas. 3) Aumentando el poder adquisitivo de los venezolanos.

Por Yira Yoyotte
Prensa AN