X

Economí­a

Libia es el cuarto productor de petróleo en ífrica y quiere desarrollar su producción de gas natural

Foto: Desmond Boylan / Reuters / Archivo

TRíPOLI, 21 febrero 2011 (AFP) Libia, miembro de la Organización de Paí­ses Productores de Petróleo (Opep), es el cuarto productor de petróleo en ífrica, después de Nigeria, Argelia y Angola, con cerca de 1,8 millones de barriles diarios y posee unas reservas evaluadas en 42.000 millones de barriles.

A la llegada al poder del coronel Kadhafi en 1969, las compañí­as petroleras, mayoritariamente estadounidenses, extraí­an del suelo libio más de 2 millones de barriles diarios.

Pero muy rápidamente, el lí­der libio nacionalizó el petróleo, limitó la producción y creó la Compañí­a Nacional del Petróleo (NOC), que inició emprendimientos conjuntos con participación minoritaria de empresas extranjeras.

Después de veinte años de aislamiento, Libia vio llegar a todas las compañí­as petroleras occidentales ávidas de crudo y que se enfrentaron en licitaciones.

En el área de los hidrocarburos, unos cuarenta operadores extranjeros del mundo entero participaron en cuatro licitaciones para explorar yacimientos.

El objetivo es llevar la producción a 3 millones de barriles diarios (mbd) en 2013 a cambio de inversiones por unos 30.000 millones de dólares.

Según la agencia norteamericana de información sobre la energí­a (EIA), Libia era en 2009 el cuarto productor de petróleo en ífrica con una producción de 1,789 millones de barriles diarios, detrás de Nigeria (2,211 mbd), Argelia (2,125 mbd) y Angola (1,948 mbd).

Libia exporta la mayor parte de su petróleo a los paí­ses de Europa, entre ellos Italia, Alemania, España y Francia.

Libia también quiere desarrollar su producción de gas natural, sector en el que tiene reservas estimadas en 1,540 billones de m3, según la Organización de Paí­ses Exportadores de Petróleo (Opep).

El paí­s ha duplicado casi sus exportaciones de gas natural en tres años, de 5.400 millones de m3 en 2005 a más de 10.000 millones de m3 anuales, también según estadí­sticas de la Opep.